”El radicalismo tomó la decisión política de interpelar a un electorado conservador y hoy está bajo una disyuntiva”, afirmó Santoro.

”Desde hace diez años el partido está conducido por el tándem Ernesto Sanz y Gerardo Morales, que vienen llevando la conducción estratégica desde el Senado y desde el comité. Los dos coincidieron en la necesidad de ampliar el frente por la derecha, pero tienen una disidencia táctica: para Morales el acuerdo hay que hacerlo con Massa, y para Sanz hay que hacerlo con Macri. A partir de esta disidencia se desnaturalizó ideológicamente el proyecto”, agregó el representante de la juventud radical.

Por otra parte, agregó que ”ni Massa ni Macri lograron imponerse a esta altura del año, entonces ninguno tiene la certeza de quién va a ser el próximo presidente, cosa que esperaban tener resuelta para esta altura del año”, y así resolver hacia qué candidato convenía inclinarse.

Radio Nacional

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here