Las contramarchas de un famoso chalet que complica a los Kirchner y Báez

Una Kirchner (Cristina, ex presidenta), le vendió una de sus casas más grandes a otra Kirchner (Alicia, hoy gobernadora de Santa Cruz). Ésta última le donó la propiedad a sus hijas.
Una de ellas, Romina Mercado, fue funcionaria y es un personaje central en el entramado de negocios K bajo investigación judicial en casos de corrupción. La otra hija de la Gobernadora, Natalia Estefanía Mercado, es la fiscal de El Calafate.
Las dos hermanas, sobrinas de Cristina, hijas de Alicia, primas de Máximo y Florencia Kirchner, decidieron en el 2009 vender el inmueble que le fue donado por su madre, y que antes había sido de su tía.
Según detalla el diario Clarín, ese chalet fue comprado en el 2009 por quien fue socio de su familia en distintos emprendimientos, el constructor Lázaro Báez, hoy procesado con prisión preventiva en un expediente en el que se lo investiga por lavado de dinero.
Ante la Justicia o ante los medios, Cristina, Alicia, Mercado y Báez, negaron alguna vez ser socios. El empresario y la sobrina ex presidencial insistieron en esa versión cuando declararon la semana pasada en la causa judicial identificada con el nombre de una inmobiliaria de los Kirchner, “Los Sauces”, que es investigada por el juez Claudio Bonadio y el fiscal Carlos Rívolo como una posible empresa usada para “blaquear” dinero de la corrupción.
La documentación de la casa de Cristina que fue de Alicia, luego de sus hijas y más tarde de Báez, es un indicio que podría demoler parte de su defensa jurídica.
Y que por ende puede perjudicarlos en la causa “Los Sauces”, en los que están imputados tanto la ex presidenta Fernández, como su sobrina Mercado (en su carácter de directiva de la inmobiliaria sospechosa de la familia). La misma situación procesal aqueja también al constructor K y a sus hijos, entre otros.
La casa de la polémica está ubicada en la calle Tierra del Fuego, en Río Gallegos, en Santa Cruz. En marzo del 2016, Alicia Kirchner, había negado públicamente las vinculaciones de su familia con Báez.
Lázaro había publicado en su periódico que le había comprado una casa a la gobernadora por pedido de Kirchner. La hoy gobernadora le había solicitado –siempre según su versión- que la ayude con “una inversión forzada”, es decir, que le compre su inmueble por un dinero quizás mayor al que le valía en el mercado (el inmobiliario, nada que ver con el apellido de sus hijas), para que pudiera usar el dinero para mudarse a Buenos Aires. Por esos días Alicia iba a asumir como ministra de Desarrollo Social.
LEÉR MÁS  Curas polémicos: "Los verdaderos cristianos no pueden votar a Cambiemos"

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here