Por Fabian G. Tigur
El único cambio que va a vivirse en esta edición es la separación de la elección nacional, algo que sin lugar a dudas es una incógnita, ya que si nos guiamos por las últimas de carácter ejecutivas, las mismas siempre favorecieron al justicialismo.

Por tal motivo lo que se analiza entre la máxima dirigencia oficial es, como siempre, respaldarse en el sólido presente de los actuales intendentes. Recordemos que hoy en día el oficialismo conduce 12 de las 18 intendencias mendocinas y los caciques van casi todos por la reelección.

Por estos días en las intendencias justicialistas se están reclutando todos los ”Soldados” para salir en los próximos días a ”Comerse la calle”, como se dice popularmente; y basando la campaña en la imagen de los actuales intendentes, quienes van por la reelección. Con esto, esperan generar un arrastre positivo para volver a ubicar en el sillón de San Martín a un nuevo compañero que continúa la gestión del ”Paco”.

Enfrente se van a encontrar con un radicalismo hambriento de poder que también está que lleva muchos años lejos del poder y está poniendo toda la carne en el asador para recuperar la provincia y algunos departamentos. Como decíamos al principio de la nota, la diferencia en esta campaña será la separación de las elecciones nacionales, algo que constituye una incógnita que se develará en los próximos meses.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here