Lo que aparece en los diarios son los femicidios, delitos aberrantes, pero a veces no se tiene presente que tras cada uno de esos hechos existen cientos y miles de otros que en algunos casos están gestando el próximo femicidio.

Esta semana me tocó intervenir como “Amiga del Tribunal” en la causa del doble homicidio de Las Heras, los que algunos llamaron “femicidio transversal”. Un oficial de la Policía de Mendoza mató con su arma reglamentaria a la madre y a un sobrino de su esposa para causarle daño a ella.

La intervención por primera vez en la Provincia de Mendoza de la figura de “Amicus Curiae”, lo es porque la Ley de Violencia de Genero incorpora esta figura que viene a colaborar con el Tribunal y que sin dudas puede tener una posición, la que tiene que expresar al momento de su incorporación a la causa. 

La Corte Suprema de Justicia de la Nación en su Acordada 07/2013 y Anexo, reglamenta la intervención del “amicus curiae”. Así es como el art. 2° de dicho anexo dice: “El Amigo del Tribunal deberá ser una persona física o jurídica con reconocida competencia sobre la cuestión debatida en el pleito. En el primer capítulo de su presentación fundamentará su interés para participar en la causa y deberá expresar a qué parte o partes apoya en la defensa de sus derechos, si ha recibido de ellas financiamiento o ayuda económica de cualquier especie, o asesoramiento en cuanto a los fundamentos de la presentación, y si el resultado del proceso le representará —directa o mediatamente— beneficios patrimoniales.”.

Más allá de que existe una compulsa sobre esta causa principal donde se investigan las responsabilidades institucionales por el hecho que se lo juzga al Oficial Ontiveros, mi presencia en este debate era importante para determinar si existían o no responsabilidades institucionales.

Lamentablemente las hay y muy graves, y lo más grave es que desnudan porque pasa lo que pasa y todo lo que podría evitarse.

Desde el 2009 tenemos la Ley de Violencia de Género, SIETE AÑOS de vigencia de la ley y… ¿qué hemos hecho?. Hemos hecho marchas, hemos hecho declaraciones, nos hemos reunido miles de veces a debatir sobre la capacitación, a planificar y hasta dictar leyes para combatir esta violencia, algunas que todavía están en la biblioteca, como la propia Ley 26.485, que todavía se desconoce, y que muy pocos podrían aprobar un examen sobre la misma.

No solo me refiero a los profesionales del derecho, sino incluyo a los profesionales de la salud, los de la seguridad, los de la educación, y así podríamos seguir. Muchos hablan de capacitar y tampoco están capacitados para capacitar.

Hasta que no reconozcamos que la Violencia de Genero es una materia nueva, que ninguno ha estudiado, y que todavía no está en la curricula de las instituciones escolares de ninguno de los niveles, y que eventualmente se la ve por arriba, hasta no reconocer esto, como la famosa frase de Sócrates “solo sé que no se nada”, no entraremos a la acción.

Cuidado con aquellos que solo hablan de violencia intrafamiliar, porque se quedaron con una ley nacional y una provincial y alguna Acordada de la Corte Provincial, y se olvidan que todas esas leyes están por debajo de la Ley 26.485, pero esto de volver a estudiar cuesta mucho.

En el debate del Caso Ontiveros se pudo observar como la esposa de Ontiveros comentó entre el personal de la fuerza policial, y alguno de ellos reconocieron, que efectivamente ella les había comentado de las amenazas de su marido, hasta de saber que le haría daño donde más le duela, y concretamente mencionando a la mamá de su esposa y su sobrino.

Esta mujer había pasado por un área de la Municipalidad de Guaymallén donde no fue contenida-conforme declaraciones efectuadas en el debate- y también pasó por un Tribunal de Familia, donde se dictó la prohibición de acercamiento y la esposa de Ontiveros fue evaluada por una psicóloga del CAI.

La orden del Juez de Familia fue notificada a Ontiveros y también al Ministerio de Seguridad, tuvo conocimiento de la misma su superior en la dependencia donde prestaba servicios. El protocolo en estos casos es el retiro inmediato del arma, lo que no se hizo, y nadie controló. Con su arma reglamentaria Ontiveros mató a su suegra y a su sobrino político.

¿El área de asistencia al policía asistió a la esposa de Ontiveros, otra área del Estado dio atención a esta persona, y después del hecho el resto de la familia tuvo asistencia? Gran parte de la familia involucrada en el hecho es de la Institución Policial. Ya imaginaran la respuesta.

¿Cómo puede ser que personal policial sabiendo de la existencia de amenazas nada hayan hecho?. Alguno leyó o les enseñó, por lo menos en el área pública lo que dice el art. 18 de la Ley de Violencia de Género: “Las personas que se desempeñen en servicios asistenciales, sociales, educativos y de salud, en el ámbito público o privado, que con motivo o en ocasión de sus tareas tomaren conocimiento de un hecho de violencia contra las mujeres en los términos de la presente ley, estarán obligados a formular las denuncias, según corresponda, aun en aquellos casos en que el hecho no configure delito.” Y si esto fuera poco, la misma ley en su art. 24 dice: “Personas que pueden efectuar la denuncia. Las denuncias podrán ser efectuadas: e) La denuncia penal será obligatoria para toda persona que se desempeñe laboralmente en servicios asistenciales, sociales, educativos y de salud, en el ámbito público o privado, que con motivo o en ocasión de sus tareas tomaren conocimiento de que una mujer padece violencia siempre que los hechos pudieran constituir un delito.”

Creo que ya han pasado SIETE AÑOS de vigencia de la ley, creo que es hora de decir BASTA DE REUNIONES para resolver sobre el sexo de los ángeles. Es hora de entrar a la acción directa, no nos juntemos entre nosotros para hablar de lo que sabemos o medianamente sabemos. No perdamos más tiempo en reuniones, salvo que sean para modificar leyes donde se discrimina a la mujer, como la que discrimina a la mujer policía cuando está embarazada, y así otras tantas.

Sobre esto último puedo adelantar que pronto tendrán novedades y verán lo que es “ir al hueso” como se dice y se pueden lograr hechos que beneficien a todas las mujeres policías. Tengamos presencia frente a la publicidad misógina o discriminatoria. Trabajemos directamente en los servicios de maternidad y obstetricia para que no haya más violencia obstétrica. Antes leamos la Ley 26.485 y su decreto reglamentario para ver sus alcances, se darán cuenta las fallas que existen en todos los efectores de la salud respecto a este tema.

¿Qué hubiera pasado si cuando Jesús les dijo a sus Apóstoles “Id por todo el mundo y predicad el Evangelio”, los Apóstoles se hubieran pasado su vida reunidos entre ellos hablando del Evangelio?

Así como el Papa Francisco dijo “hagan lío”, la obligación del Estado y de los particulares es hacer como los Apóstoles. (Para los lectores no católicos espero me dispensen estos ejemplos, son los que conozco por mi confesión)

Debemos tener presente que dentro de la Violencia de Género esta “la trata”, y la trata tiene que ver con el lavado de dinero, algo que también vemos en la violencia económica y patrimonial, por ese lado también descubrimos la corrupción y el narcotráfico.

Que vamos a esperar para combatir todos estos flagelos, o seguiremos reuniéndonos para ver que hacer mientras las víctimas las vamos enterrando de a una, muertas o vivas.

Me asusta la pasividad y la falta de compromiso con la acción, SON SIETE AÑOS, pero seguramente algunos ya están pensando en reunirse para ver como organizamos el “DÍA INTERNACIONAL DE LA MUJER”, ya estamos cerca, este 8 de marzo. Esto sí es importante. No importa que nuestra justicia, nuestra policía, nuestros maestros, nuestros efectores de la salud, etc. estén capacitados, PREPAREMOS LOS ACTOS DEL 8 DE MARZO.

Espero que no me inviten como otros años a participar de este día porque no soporto ser parte de la hipocresía y de la inoperancia. Ese martes 8 de marzo me quedaré en la acción, porque ahí siento que doy respuesta.

LEÉR MÁS  Ofrecen $ 1 millón por datos del militante del mortero prófugo desde diciembre

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here