El senador radical Eugenio ”Nito” Artaza fue el único parlamentario opositor que concurrió al acto en el que Cristina Fernández presentó los seis proyectos que luego envió al Congreso para intentar avanzar en una democratización del Poder Judicial. ”Debería ser visto como algo natural. Que un senador, aunque sea opositor, asista a un acto invitado por la presidenta”, argumenta ante Tiempo Argentino. Está sentado detrás de un escritorio en su despacho, en esa hora bisagra en que la noche comienza a ganarle al día, vestido de traje, pero con la corbata levemente desajustada. ”No podemos dejar que ni las corporaciones ni las declaraciones exaltadas de algún oficialista nos marquen la cancha para nuestras decisiones”, subraya.

–El radicalismo y casi todas las fuerzas de oposición del Senado también decidieron no asistir al debate de este paquete en las comisiones…

–Tampoco me pareció bien. ¿Hay segundas intenciones del gobierno detrás de esta reforma? Puede ser. Pero podemos intentar cambiarlas. Por eso creo que deberíamos haber ido al debate. Finalmente, los proyectos tuvieron algunas modificaciones. Además, el juego democrático tiene la instancia de la Corte Suprema, por si algún aspecto de esta reforma es inconstitucional.

–¿Comparte algo de los proyectos?

–Me parece bien que los funcionarios judiciales se elijan por concurso, pero discrepo en otras cosas. La reforma se queda a mitad de camino. Tengo presentado un proyecto de modificación del Código Penal para que los juicios sean orales y por jurado. Eso es algo que no está contemplado en esta propuesta. Tampoco me convence la modificación del Consejo de la Magistratura y que sus miembros se elijan en las Elecciones Primarias. Ni la idea de que no haga falta una mayoría especial (dos tercios) para poder destituir a un juez.

–¿Por qué cree que la oposición decidió no ir al debate en las comisiones?

–Lo que yo creo es que no es nada bueno para el país el estilo de confrontación visceral que se ha instalado. No vivimos en el país de las maravillas del que habla el oficialismo y tampoco en el desastre que describen ciertos sectores opositores. Como dije, en el caso de los radicales, no podemos seguir la hoja de ruta de ninguna corporación ni de los sectores reaccionarios.

LEÉR MÁS  El PJ mendocino sufre una nueva fractura

–Las posturas de los otros dirigentes de la UCR, ¿no se deben a la creencia de que eso es lo que espera el electorado?

–No lo sé. Pero nosotros debemos buscar en otros sectores. No podemos apostar al centro derecha. Se lo he dicho a muchos correligionarios: cuando criticamos al gobierno de modo reaccionario juntamos votos para (Mauricio) Macri. Él es quien va a representar esa franja. Nosotros debemos disputarle el espacio progresista al gobierno. La UCR es nacional, popular y progresista. Diferimos mucho con el oficialismo, con su estilo hegemónico, con la cooptación de los gobernadores a través de la transferencia de recursos a las provincias. Pero también hay políticas en las que coincidimos. Y lo que yo quiero es trabajar para que la UCR remplace a este gobierno por una alternativa progresista. Debemos construir sobre algunas de las cosas que se han hecho durante estos años. Eso que está ahí (Artaza señala con el dedo un cartel enmarcado, colgado en la pared, con el logo de la UCR), es la reflexión de fe doctrinaria de Moisés Lebensohn. Si la leemos, debemos reconocer que de alguna forma este gobierno hizo algunas cosas que nosotros hubiéramos querido hacer.

–¿Qué comparte de lo que se hizo?

–La reestatización de YPF. Los grandes partidos nacionales y populares debemos tener coincidencias, aunque el gobierno muchas veces se cierra demasiado. Le dijimos al peronismo cuando se debatió la recuperación de la empresa petrolera que le dábamos la bienvenida al proyecto nacional, porque ellos privatizaron el petróleo en los ’90. Claro que sé que el kirchnerismo tiene un enorme proyecto de poder, pero no me gustaría que el péndulo de la historia traiga como cambio un giro neoliberal.

LEÉR MÁS  El Gobierno le quitó un área a YPF adjudicado al grupo Vila-Manzano

–¿Y qué es lo que más cuestiona del Ejecutivo?

–Este gobierno tendría la posibilidad de reformar coparticipación federal, por las mayorías que tiene en el Parlamento y por la cantidad de gobernadores. Debería buscarse alcanzar el mínimo de coparticipación que exige la Constitución. No me parece que haya voluntad para eso. Además, creo que se les pagó demasiado a los organismos multilaterales y sin pasar por el Congreso, ni hacer una quita. Y no se les exigió a los bancos que devuelvan algo de lo que se les dio para cubrir la pesificación asimétrica. Si este es un gobierno nacional y popular, debería exigirles a los bancos que devuelvan lo que se les prestó.

–¿El radicalismo debe armar un frente para las próximas elecciones?

–A mí no me parece que nos haya ido tan mal en las últimas elecciones, en las que fuimos solos.

–¿El 12 por ciento le gusta?

–(Risas) No me disgusta porque ese porcentaje es genuino y de ahí podemos crecer.

–Pero en 2009, con el Acuerdo Cívico y Social, les fue mejor.

–Tampoco nos fue mal en esa instancia, es cierto. Pero primero debemos juntar volumen nosotros y luego avanzar hacia un acuerdo con los partidos afines, que son el socialismo y el resto de las fuerzas del Frente Amplio Progresista. A mí me gustaría que tengamos un candidato fuerte en cada distrito y luego ver cómo convergemos con otras fuerzas.

–¿Las Primarias Abiertas pueden ayudar a resolver ese tema?

–Sí. Creo que debemos saber aprovecharlas. De todos modos, con lo que no estoy de acuerdo para nada es con la idea de unificar toda la oposición. No me parece que falte oposición. El tema es que se perdió el equilibrio de poder que sólo puede aportar el radicalismo, al igual que la posibilidad de la alternancia. Por ideas, por historia y presencia territorial, es la UCR la que en algún momento podrá presentar una alternativa que le pueda ganar al gobierno. Cuántos intendentes tienen el PRO y el socialismo, con todo respeto. Cuántos diputados y senadores. A la gente que pretende un equilibrio hay que decirle que nos vote. Y a los medios que dejen esmerilar al partido. Los mismos que se quejan de que no hay oposición viven socavando a la UCR.

LEÉR MÁS  Otra despenalización: Hablan de consumo de droga "privado"

–Hay algunos dirigentes radicales que todavía plantean una alianza con Macri…

–Yo respeto a Mauricio, pero él no tiene nada que ver con nosotros. Él representa naturalmente a las corporaciones.

–Justamente, ¿lo que le falta al partido no es un liderazgo nacional?

–Eso depende del hombre y sus circunstancias. El liderazgo surgirá y también depende de que encontremos nuestro camino.

–Ya que habla de circunstancias, ¿va a competir por la gobernación de Corrientes este año?

–El gobernador (Ricardo) Colombi es un hombre de la UCR y realizó una gestión prolija de la provincia, aunque aliado con algunos sectores conservadores. Nosotros apostamos a ir una interna para disputar la candidatura, pero no descartamos armar un frente de radicales, por fuera, para llevar una propuesta superadora a la actual gestión. La provincia no ha resuelto muchas cosas estructurales, entre ellas el acceso a la energía para toda la población y la industrialización de su producción. Tenemos frontera con Brasil, Paraguay y Uruguay, y no hemos desarrollado ese enorme potencial.

–¿Colombi está dispuesto a competir en una interna?

–Quizás sí. Pero no estamos seguros de que respete el resultado. De todos modos, nosotros podemos armar nuestro frente. Corrientes tiene la chance de la segunda vuelta para definir al gobernador.

–Definir la interna en una elección general suena a peronismo.

–(Risas) Puede ser. Pero esto ya pasó en la votación anterior en la provincia. Ojalá podamos en esta ocasión definir dentro del partido.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here