La Argentina fue evaluada por el Consejo de Derechos Humanos de la ONU, en la sede en Ginebra, Suiza, frente a países observadores que emitieron preguntas, recomendaciones y numerosos elogios en cuanto a la política llevada a cabo en el área de los DD.HH.

Se trató de la segunda experiencia de nuestro país en el Exámen Periódico Universal (EPU), el nuevo mecanismo de evaluación creado por el Consejo de Derechos Humanos que se realiza cada 4 años con el objetivo de determinar el cumplimiento de obligaciones y compromisos asumidos por el país en esa área.
Frente a un auditorio con representantes de 58 Estados atentos a las novedades y respuestas a las recomendaciones efectuadas por el Consejo tras el EPU anterior (2008), Argentina demostró estar a la altura de las circunstancias y consolidada en cuanto a las políticas en Derechos Humanos.

Juan Martín Fresneda, Secretario de Derechos Humanos, quien encabezó la delegación nacional acompañado por el embajador en Suiza, Alberto D´alotto, y un grupo de expertos, comenzó el discurso pasadas las 14.30 (hora local) resaltando que la Argentina tiene ”dos experiencias trágicas recientes” que dan una responsabilidad nacional e internacional para promover y proteger los derechos humanos.

Así se refirió a ”un Estado terrorista que en su momento cometió crímenes de lesa humanidad en la década del 70 y que hoy enfrenta un inédito proceso de memoria, verdad y justicia¨”, y por otro lado indicó que la Argentina padeció una ”tragedia económica, política y social que estalló con la crisis de 2001, donde el Estado estuvo ausente”.

En ese sentido, rescató que en el último período bajo el gobierno de la presidenta Cristina Fernández de Kirchner, el modelo de Estado ”considera a los derechos humanos como la matriz política y filosófica de sus acciones”.

Entre los avances, Fresneda comentó que en 2010 se lanzó un Plan Nacional de Derechos Humanos, mencionó también la sanción de la Ley de Comunicación y Servicio Audiovisual, de la ley de Género, del Matrimonio Igualitario y la reducción en la tasa de pobreza debido a la implementación de una serie de políticas nacionales. También, detalló las mejoras en temas vinculados a la trata de personas, en la promoción de los derechos del niño, la puesta en marcha de los centros de justicia juvenil y medidas tomadas en la defensa de los derechos de los pueblos indígenas, como por ejemplo la participación de las comunidades en la vida pública.

Aunque aún falta conocer el documento final que se le presentará a la Argentina el próximo miércoles, para la propia presidenta del Consejo de DD.HH, Laura Dupuy Lasserre, al país ”le ha ido muy bien porque se le han reconocido muchos avances normativos institucionales y programas en políticas sociales que han tenido resultados concretos”.

”También se le han señalado desafíos entre ellos las condiciones carcelarias y muertes maternas a causa de abortos y otros desafíos en materia de trata de personas, pero en términos generales fue un buen examen”, le dijo a Télam al finalizar la sesión.
En cuanto a los Estados, los 58 de los 193 que participaron en el diálogo emitieron elogios para la Argentina en el campo de los derechos humanos.

En calidad de ”observadores” y con los breves dos minutos que el mecanismo les otorga, los países destacaron el avance en los juicios por los crímenes cometidos durante la dictadura y en casos de desapariciones forzadas de personas, y los progresos realizados en la lucha contra la discriminación, el racismo y la xenofobia. También, felicitaron el esfuerzo del país para abordar los casos de violencia doméstica y violencia contra la mujer, y reconocieron el progreso en la legislación que protege los derechos de las personas con discapacidad, aunque algunos Estados como España, Palestina, Grecia y Países Bajos instaron a una mayor acción en cuanto a las leyes vinculadas a estos temas.

Los puntos que recomendaron mejorar no sorprendieron a la delegación nacional, que tenÍa conocimiento acerca de los retos por enfrentar: casos denunciados de tortura y abuso de detenidos, mortalidad materna en casos de abortos, y un mayor número de programas para defender los derechos de pueblos indígenas.

El exámen dura poco más de tres horas, y cada país puede aceptar o rechazar las recomendaciones que le brinda el Consejo de DD.HH cuando se elabora el documento final, aunque la postura argentina está enfocada a la predisposición y constante compromiso para la mejora en este ámbito. Así lo adelantó Fresneda a Télam unos minutos antes de exponer: ”La Presidenta ha planteado hace tiempo una activa y responsable política internacional de los derechos humanos en general y nosotros venimos con ese mandato: escuchar las recomendaciones de los países hermanos y dar cumplimiento de los estándares internacionales y eso denota la voluntad de un país integrado en un mundo y con mucha experiencia por compartir sobre todo en cuando a Memoria, Verdad y Justicia”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here