El diario La Nación sostuvo en su columna editorial de hoy que el gobierno de Juan Domingo Perón, derrocado por un golpe de Estado en 1955, ”no cayó por obra de las armas que alzó la Revolución Libertadora” sino ”básicamente porque su régimen se había agotado y abundaban los escándalos y las burdas muestras de autoritarismo”.

En la nota, que no lleva firma por expresar la línea de los directivos del matutino, se critica a la presidenta Cristina Fernández de Kirchner por haber afirmado la semana pasada que existen ”balas de tinta” que tienen como objetivo ”derrocar o destituir gobiernos populares”.

”En boca de la Presidenta, esas palabras revisten una inusual gravedad por el ataque a la prensa que ellas encierran, pues la metáfora, lejos de ser ‘tan exacta y tan perfecta´, es errónea y falaz de punta a punta”, afirmó La Nación al hablar del rol que tiene la prensa. En ese sentido, remarcó: ”Ni las balas de plomo derrocaron a al general Juan Domingo Perón, ni existen balas de tinta, ni, en caso de existir, podrían destituir gobiernos. Perón no cayó por obra de las armas que alzó la Revolución Libertadora en 1955. Cayó, básicamente, porque su régimen se había agotado y abundaban los escándalos y las burdas muestras de autoritarismo”.

LEÉR MÁS  El Gobierno insistirá tratar el lunes la reforma jubilatoria

La Nación: ”Las balas de tinta no matan ni hieren, ni mucho menos derrocan gobiernos”

”Las ‘balas de tinta’ no matan ni hieren, ni mucho menos derrocan gobiernos. Esos proyectiles sólo informan, analizan, investigan y critican. Forman opinión. Si esa opinión, al convertirse en el voto que se deposita en las urnas, resulta políticamente letal, es pura y exclusivamente porque la tinta, al margen de los errores que se puedan cometer, ha sabido transmitir la realidad en la que viven los lectores”, expresaron.

LEÉR MÁS  Corridas, piedras y gases durante el tratamiento de la reforma

Para la visión del diario de los Mitre y los Saguier, ”la sustancial hemorragia de votos que sufrió el kirchnerismo en las primarias abiertas (…) no obedeció a lo que publicó la prensa independiente. Se debió, entre otros factores, a la inflación imparable, a la creciente falta de seguridad y a la corrupción impune. El periodismo independiente no creó esos fenómenos. Los reflejó, los reveló, los investigó, los analizó y los difundió”.

LEÉR MÁS  Impuesto a Ganancias a Cooperativas: “La voracidad del Estado no tiene límites”

”Los gobiernos pierden popularidad y caminan hacia su ocaso definitivo exclusivamente debido a sus errores, a las medidas que toman y a las que no toman”, indicó el diario, olvidando la importancia de la complicidad civil y militar y los juegos de intereses que hubo en cada uno de los golpes de Estado que tuvo el país a lo largo de su historia.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here