El rol de la Iglesia en la dictadura fue un elemento ineludible en la movilización de ayer en la Plaza de Mayo. En la justicia hay avances significativos sobre algunos religiosos que tuvieron responsabilidad en la represión ilegal, en una nueva etapa de la búsqueda de Memoria, Verdad y Justicia. Con el antecedente de Christian von Wernich, condenado a perpetua por delitos de lesa humanidad en el Circuito Camps y todavía sacerdote católico, la justicia avanza en diferentes provincias sobre delitos cometidos por religiosos.

Quizás el proceso más avanzado sea el que se le sigue en Tucumán a José Eloy Mijalchyk, o padre Pepe, como era conocido dentro del centro clandestino de detención de Tucumán, Arsenal Miguel de Azcuénaga. Procesado por delitos de lesa humanidad, el cura es uno de los 44 imputados que están siendo juzgados en la megacausa Arsenales como autor del delito de asociación ilícita y como partícipe necesario del secuestro y torturas sufridos por cuatro detenidos de ese centro clandestino que permanecen desaparecidos.

LEÉR MÁS  La “pileta de Larreta” costó $39 millones y ya está despintada

Tres sobrevivientes declararon haber visto al cura en ese lugar de detención. Su función era convencer a las personas secuestradas para que colaboraran con sus captores dándoles información. Los aportes de inteligencia que hizo el cura son parte de la causa ya que fueron rescatados por un sobreviviente del centro clandestino y aportados a la justicia. En esos papeles, Mijalchyk denunciaba a los vecinos de la Iglesia Cristo Obrero, donde era párroco, y advertía sobre las filiaciones políticas a los represores.

LEÉR MÁS  Los gobernadores rechazan la unidad del peronismo, no quieren a Cristina

Otro miembro de la curia que se encuentra implicado en delitos de lesa humanidad es monseñor Eugenio Zitelli, procesado en diciembre pasado por el juez Marcelo Bailaque. Zitelli fue capellán de la Unidad Regional II de la Policía de Rosario y fue visto en numerosas oportunidades en el Servicio de Informaciones, donde funcionó uno de los centros clandestinos de detención del Segundo Cuerpo de Ejército. Está acusado como partícipe necesario de los delitos de privación ilegal de la libertad y coautor del delito de asociación ilícita.

Ex detenidos del Servicio de Informaciones denunciaron durante la instrucción de la causa que Zitelli estaba presente en sesiones de tortura y entrevistas. Una sobreviviente contó la respuesta que le dio el cura durante una confesión en la que le relató las torturas y violaciones de las que era víctima: ”Que usen la picana está bien porque estamos en guerra y es un método para obtener información política. Pero la violación atañe a la moral y nos prometieron que eso no iba a pasar.”

LEÉR MÁS  Según la CGT, la reforma laboral “no tiene ningún futuro”

En el primer juicio que se realiza en Jujuy, la fiscalía también hizo alusión al rol de las autoridades la Iglesia en esa provincia. ”No podemos dejar de resaltar la participación de los referentes de la Iglesia, quienes también deberían haber sido juzgados por sus responsabilidades en estos hechos”, leyó el fiscal Pablo Pelazzo sobre el fallecido José Miguel Medina, ex obispo de Jujuy y ex vicario castrense.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here