La Justicia anuló la causa que investigó a Macri por escuchas ilegales

La Sala III de Casación sostuvo que no se respetó el debido proceso. Todo se originó con un pedido de nulidad de la defensa del “Fino” Palacios.

La causa en donde se investigó al presidente Mauricio Macri por una serie de escuchas ilegales durante su administración como jefe de Gobierno, y que instruyó el juez federal Norberto Oyarbide, se cerró definitivamente hoy luego de que la Sala III de la Cámara Federal de Casación Penal (la misma que cerró la causa contra el ex presidente Carlos Menem por la venta de armas a Croacia y Ecuador) consideró que como la instrucción no se había realizado de forma correcta y todo el proceso queda nulo.
En un fallo muy crítico con la actuación de Oyarbide y del ex fiscal AMIA, Alberto Nisman, que participó en algunas partes de la investigación, Casación dio a lugar a un pedido de la defensa del ex jefe de la Policía Metropolitana, Jorge “Fino” Palacios que sostenía que la causa se impulsó sin las pruebas fehacientes de que se había puesto en marcha dicho sistema de escuchas telefónicas.
Con el fallo de Casación se terminó la causa de la escucha.
El motivo jurídico al que aludieron los magistrados Carlos Mahiques, Liliana Catucci y Eduardo Rafael Riggi, y sobre el cual se basaron para decretar la nulidad de la causa, es que Oyarbide tendría que haber esperado a que algunas de las supuestas víctimas radicaran la denuncia y no actuar de oficio como lo hizo.
En su voto, la jueza Catucci sostuvo que “la defectuosa asunción de partes querellantes impedía al juez impulsar las acciones privadas”, pero “se encontraron con un juez bien predispuesto a subsanar esos vicios, a punto que se observa que desde un inicio modificó la naturaleza de esas acciones privadas y de oficio las impulsó como si fuesen públicas, dándole intervención al Ministerio Público Fiscal en un trámite propio de una instrucción penal, defectos que siguieron hasta el presente, donde, apartada ya la posibilidad de que se configurara una violación de secretos del artículo 157 del Código Penal (de acción pública), no queda sino declarar la nulidad de todo lo actuado”.
El “Fino” Palacios fue quien solicitó que se decrete la nulidad de la causa.
Según se sostuvo, “en esta causa se procedió en franca violación a las normas del Código Penal y del Código Procesal Penal de la Nación, por haberse perseguido de oficio delitos de acción privada. Vicio sustancial de procedimiento que impone la declaración de nulidad de todo lo actuado a su respecto a partir de foja 1, con el consiguiente archivo” del caso.
Un dato no menor es que Mahiques, vinculado al Gobierno debido a que fue el ex ministro de Justicia de María Eugenia Vidal fue quien votó en minoría y solicitó que antes de pedir la nulidad se compruebe si los plazos estaban vencidos.
La causa se inició en 2009 cuando el dirigente de Familiares y Amigos de las Víctimas de la AMIA, Sergio Burstein, que se encontraba en Nueva York junto a la ex presidenta y actual senadora nacional Cristina Fernández de Kirchner, recibió un llamado anónimo a su causa en el cual le dijeron que tenía el teléfono pichado por Palacios. De ahí, por impulso de Nisman, Oyarbide inició la investigación y procesó a Macri y a casi todos los involucrados. El ahora presidente fue recién sobreseído por el juez federal Sebastián Casanello a los días de haber sido electo.

LEÉR MÁS  La Provincia adjudicó 18 micros eléctricos para la STM

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here