La Iglesia, en contra de leyes de identidad y muerte digna

Los representantes de la Comisión Ejecutiva del Episcopado Argentino se pronunciaron acerca de la reciente aprobación de las leyes de muerte digna y de identidad de género, y criticaron ”que no se haya tomado en cuenta el lado biológico” de la sexualidad de los niños.
”Hemos creído oportuno expresar, especialmente a nuestros fieles pero también a la opinión pública, nuestro pensamiento”, indica el documento, el cual calificaron ”como un servicio” y citaron a Benedicto XVI para indicar que el texto también pretende ”iluminar la aplicación de la razón al descubrimiento de principios morales objetivos”.
En el escrito, los clérigos José María Arancedo, Virginio Bresanelli, Mario Cargnello y Enrique Eguía celebran que ley de muerte digna haya ”avanzado en aspectos referidos a la proporcionalidad de los medios a utilizar en enfermos terminales, que eviten un encarnizamiento terapéutico”, y aseguran que ”mantener una vida con medios artificiales no siempre es moralmente obligatorio”.
El texto señala: ”Es destacable, también, la importancia dada a la voluntad del paciente y de sus familiares, como parte de los derechos personalísimos del enfermo. El rechazo de estos medios artificiales no sólo es válido, puede ser recomendable. Valoramos, por otra parte, la prohibición de la eutanasia.” Sin embargo, subrayan: ”Lamentamos que entre estos medios se haya incluido el posible rechazo de la hidratación y alimentación, como si fueran medios desproporcionados, siendo, por el contrario, un acto humanitario que hace a una muerte digna. Su privación, en cambio, sería una eutanasia pasiva.”
Este punto había sido criticado por algunos senadores el miércoles pasado en la aprobación de la norma en la Cámara Baja. La legisladora Sonia Escudero (peronismo disidente), el santafesino Carlos Reutemann, el sanjuanino Roberto Basualdo y la catamarqueña Blanca Monllau se abstuvieron en ese artículo, y argumentaron que, de esa manera, ”se condena a la persona a una muerte dolorosa por inanición y deshidratación”. Al respecto, el legislador por la Ciudad de Buenos Aires, Samuel Cabanchik (ProBaFe), explicó que se podrá quitar la hidratación y alimentación sólo en los casos en que esto prolongue esa vida terminal e irreversible ”como único efecto”.
Sobre la ley de identidad, el pronunciamiento de este sector de la Iglesia católica fue más elocuente: ”No se ha tenido en cuenta el significado objetivo del dato biológico como elemento primario en una legislación sobre el tema de identidad sexual (…) Consideramos muy grave que la ley permita manipular la identidad sexual de los niños y dañarla de modo, tal vez irreversible e incluso en contra de la voluntad de sus padres. Estas afirmaciones no significan desconocer la realidad de personas que sufren por estos motivos.”
Y retruca: ”Dejar el tema de la identidad sexual a un libre sentir o decisión de la persona, no corresponde a la certeza jurídica que debe ofrecer una legislación a la sociedad. La naturaleza no limita, en este caso, los derechos de la persona, sino que muestra con su lenguaje el sentido de la sexualidad como un principio que debe orientar tanto la educación como el contenido de las leyes de una comunidad.”
Además, otro de los puntos del comunicado advierte que, para las dos leyes ”es importante que se respete el derecho a la objeción de conciencia, de quienes vean afectadas sus sinceras y profundas convicciones éticas por la obligación de aplicar estas leyes”.

LEÉR MÁS  Préstamos Anses: todo lo que los jubilados deben saber para acceder a ellos

Infonews

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here