La Federación Económica de Mendoza expresó su preocupación en un comunicado, por las “consecuencias que está trayendo para Mendoza la industria del juicio, pero sobre todo la proliferación de amparos que se están dando en torno a la exploración y explotación hidrocarburífera en Malargüe mediante la técnica del fracking”.

Mendoza debe diversificar su matriz productiva porque con lo que produce no alcanza. Y cuando no alcanza, gobiernos anteriores han apelado a la vieja receta de aumentar la presión tributaria sobre pymes, comercios, sectores productivos y población en general. Ahora que tenemos la oportunidad de generar ingresos, observamos con alarma esta reciente catarata de planteos judiciales que intentan frenar una actividad que se ejecuta a toda máquina en la vecina Neuquén con todo lo que ello implica en lo que respecta a empleo y riqueza, por lo tanto no creemos que con amparos contribuyamos al desarrollo de Mendoza, al contrario, la paralizamos”, explicaron.

Sobre el fracking en Malargüe, añadieron: “El Gobierno dice que “mediante la exploración y explotación del petróleo pesado y no convencional, la Provincia podría mantener el ritmo de inversión y de empleo por los próximos 20 años”. Adherimos a este concepto, no a la permanente negativa de aquellos que le dicen no a lo convencional, a lo no convencional o a la minería toda, ignorando que esta última actividad está presente en nuestra vida cotidiana. Si es así nos preguntamos, y con preocupación, ¿qué se puede hacer en Mendoza entonces?. ¿Cómo captaremos inversiones si todo se judicializa?. ¿Cómo creamos empleo no estatal?. ¿Cómo generaremos ingresos para que el Estado cumpla con lo que permanentemente le demandamos en educación, salud, justicia, seguridad, viviendas. etc.?”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here