Seis meses después de dejar el poder, la familia Kirchner declaró que dejaron la función pública con un patrimonio de casi $120 millones, un número distante de aquellos $ 7 millones que informaron al desembarcar en la Casa Rosada, allá por 2003. Sus números aumentaron cerca de un 20% durante 2015.

Cristina Kirchner declaró durante su último año como presidenta un patrimonio de $77 millones, es decir, sus bienes crecieron $12 millones, según la declaración jurada que presentó ante la Oficina Anticorrupción.

Por su parte, el hijo mayor de la ex presidenta informó activos por $42 millones en 2015, un 17% más que el año anterior. Durante 2015, tanto Máximo Kirchner como su madre registraron movimientos financieros que son consonantes con la coyuntura política. Ambos cancelaron deudas con Austral Construcciones, la nave insignia de Lázaro Báez , el empresario que supo ser un hombre de estrecha confianza de la familia y que, ahora, permanece detenido en el penal de Ezeiza.

El monto -inferior a $20.000- es simbólico. La relación entre Báez y los Kirchner se quebró definitivamente después del 10 de diciembre, lo que precipitó la caída de su imperio y lo que, consecuentemente, puede complicar a los Kirchner ante la Justicia.

Herencia

Cristina y Máximo comparten buena parte de su patrimonio por la herencia de Néstor Kirchner . Se reparten las propiedades heredadas en un 50% y la mitad de las acciones de las empresas. En esas cuentas familiares no está contemplada la porción de la sucesión que le corresponde a Florencia Kirchner , que no presentó declaración jurada porque nunca ocupó un cargo público.

En línea con la evolución histórica de su patrimonio, el principal activo de Cristina Kirchner fueron los depósitos bancarios, que superan los $ 40 millones y crecieron en $8 millones con respecto a 2014. La mayoría son los plazos fijos en pesos que recibió como herencia.

Cristina Kirchner declaró también 26 propiedades, entre departamentos, casas y terrenos, por un total de $15.5 millones. Como sucede con la mayoría de las declaraciones juradas, las propiedades son informadas con valores fiscales. Entre los inmuebles aparece la mansión en El Calafate, donde murió Néstor Kirchner y el lugar preferentemente elegido por Cristina para recluirse desde que abandonó la Casa Rosada.

Sociedades

Las acciones que los Kirchner declaran en sociedades que explotan negocios inmobiliarios y hoteleros registraron un crecimiento de poco más de un millón durante 2015. Casi la totalidad de ese incremento fue registrado por Los Sauces SA, la sociedad que quedó bajo la lupa de la Justicia por los negocios inmobiliarios. El juez federal Claudio Bonadio investiga supuestas irregularidades en el alquiler de inmuebles de dicha propiedad a Cristóbal López y Lázaro Báez . La ex mandataria y su hijo declararon una participación en dicha firma por más de $9 millones.

Los Kirchner también informaron una participación en Hotesur SA superior a los $15 millones. Hotesur también es parte de una causa judicial que investiga supuestas irregularidades fiscales y societarias. La firma es, además, el principal deudor de los Kirchner, que tienen por cobrar $7 millones de la empresa.

También aparece declaradas por Cristina y su hijo la firma CO.MA SA y Panatel SA, la firma que administra el hotel Los Sauces SA, aunque ambas por montos muy inferiores.

Los Kirchner formalizan por primera vez un vínculo con Idea SA, una sociedad dedicada a la administración de hoteles que fue creada en 2013 por el ex vicegobernador Carlos Sancho y Osvaldo Sanfelice, socio de Máximo Kirchner en Negocios Inmobiliarios SA. Los Kirchner informaron que Idea SA les debe $90.000, posiblemente sea por la gerencia el hotel Alto Calafate.

Por último, la ex presidenta declaró ”ingresos del trabajo, de alquileres y otras rentas” por $7,5 millones durante 2015, un promedio de ingresos superior al medio millón de pesos mensuales. Y sus gastos personales fueron de $ 1,6 millones anuales; más de $200.000 por mes.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here