En medio de las especulaciones y denuncias por parte del peronismo opositor, y con la confirmación del intendente de La Matanza, Fernando Espinoza, como único candidato a dirigir el PJ bonaerense, el apoderado del Partido Justicialista, el diputado Jorge Landau, confirmó la postergación de la elección interna a nivel nacional, lo que podría poner al sello al borde de la caducidad.

Ambas elecciones, a nivel provincial y a nivel nacional, estaban pautadas para el 15 de diciembre próximo, dado que los mandatos actuales vencieron hace más de un año. De esta forma, para la sucesión en el PJ Nacional –que está a cargo del último vicepresidente partidario, Daniel Scioli, que en mayo de 2008 asumiera con el entonces presidente pejotista, Néstor Kirchner- debían presentarse padrones a principio de noviembre y candidatos hace casi 20 días, pero nada de eso ocurrió.

Por intermedio de Landau, el pejotismo advirtió a la jueza con competencia electoral María Servini de Cubría, que no contaban con los padrones provinciales, por lo que era imposible llevar a cabo la elección. La jueza, que tiene pendientes de resolución diferentes medidas cautelares que piden la caducidad del partido, habría optado por avalar este recurso jurídico del oficialismo.

De esta forma, la estrategia sería patear para adelante la elección –que no tiene fecha fijada pero podría ser en el primer semestre de 2014- y evitar fortalecer a alguna de las corrientes que pugnan por comandar los destino partidarios y, a su vez, por la sucesión presidencial del kirchnerismo en 2015: los gobernadores provinciales Daniel Scioli (Buenos Aires), Jorge Capìtanich (en licencia en el Chaco y actualmente en la jefatura de gabinete) o Sergio Uribarri (Entre Ríos).

Algunos dirigentes partidarios, por su parte, intentan apuntar para la disputa a la propia presidente, Cristina Fernández, ya que su figura sería la única capaz de aglutinar a todos y evitar una fuga política de alguno de los sectores en disputa. De consumarse esta versión, el PJ no anticiparía un elegido para las presidenciales de 2015, cómo sí lo habría hecho la interna del PJ Bonaerense, donde Espinoza ya había anticipado sus aspiraciones gubernamentales y, tras la caída de la candidatura opositora del ex intendente de José C.Paz, Mario Ishii, quedó como el único titular.

La Justicia Electoral deberá responder su acepta el nuevo aplazamiento y responder a las medidas interpuestas, sobre la vigencia o intervención del PJ Nacional. En el plano Bonaerense, en mayo el juez electoral Manuel Blanco había juzgado la caducidad partidaria, pero en las últimas semanas rechazó un pedido de suspensión de las elecciones por parte del massismo. Según lo que resuelva la justicia, el PJ podría o no estar aptos para presentarse en futuros comicios.

MinutoUNo

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here