Escenografía a todo trapo, luces y música de final de película. Además: Jésica Cirio vestida de monja y Marcelo Tinelli excitado, a los saltos. Anoche habló con Daniel Scioli, Mauricio Macri, Sergio Massa y Aníbal Fernández. Con Cristina trató. No pudo. Martín Insaurralde, diputado nacional, fue testigo y protagonista del show. Conocida la noticia de su casamiento con Cirio, Tinelli llamó a los políticos para invitarlos al evento del año. Marcelo se presenta como un conductor televisivo. El más exitoso, por lejos. Pero desde hace tiempo juega en el campo de la política.

“La capacidad más importante que tiene Marcelo Tinelli es la de nacionalizar candidatos” dice el politólogo Julio Burdman. Esa habilidad resulta un gran valor en momentos donde “hay pocos candidatos conocidos en todos el país”. Además Tinelli desde “su lenguaje avala e induce a favor de uno u otro candidato”.

Durante las elecciones de 2009, la incidencia del conductor en el mundo de la política fue clave. “Gran cuñado” era un reality de imitación de políticos. La de Francisco de Narváez, entonces candidato a diputado nacional, fue la imitación más lograda. Se vio al propio candidato interactuar con su imitador, bailar y cantar. El espacio que Tinelli le dio a de Narváez en su programa, le garantizó el éxito en las urnas: ganó por el 34,58% de los votos. Con el fin del “Gran Cuñado” llegaría también la caída del De Narváez, sin dobles ni imitadores que lo ayuden en la escena política real.
“Tinelli es un conductor de televisión que juega a la política, que juega al poder”

LEÉR MÁS  Camioneros firmó 26% de aumento y desactiva el paro

Burdman se pregunta: “¿Quién construye los liderazgos?” Ahí está el meollo de la cuestión. “Los líderes pueden venir desde los partidos políticos o desde la televisión”. La caja boba “tiene mayor poder de incidencia cuando los partidos están debilitados” analiza el politólogo. Hay una verdad de perogrullo: los medios tratan de imponer sus candidatos. “Pero para discutir política hace falta un formato con periodistas que sepan, neutralidad, información” y preguntas. “Sino la política se vacía de contenido”, asegura el politólogo.

LEÉR MÁS  Macri: “Es una locura lo que están haciendo los empresarios con los precios”

¿Conductor o político?

Marcelo Hugo Tinelli habla con todo el arco político. Y casi todos quieren hablar con él. Lo hace desde el lugar de conductor televisivo: con humor y una aparente ingenuidad. Pero nunca olvida el rating que maneja.

“Tinelli es un conductor de televisión que juega a la política, que juega al poder. Tiene el prestigio, conocimiento y la popularidad que los políticos quisieran tener” analizó en INFOnews José Fernández-Adáiz, director de la Consultora Integral en Comunicación Aplicada (CICoA).

El ex presidente Fernando de la Rúa responsabilizó al conductor de provocar el inicio de la crisis de su gobierno. En la emisión del 21 de diciembre de 2000, cuando el ciclo se emitía por Telefé, el ex jefe de Estado dijo que ”había sido invitado para poner término a ese espectáculo lamentable de la mofa”, en referencia a la imitación del humorista Fredy Villarreal, que lo caracterizaba como un presidente torpe y lento.

LEÉR MÁS  El Papa y una indirecta al Gobierno por la ley de medios: “Así empiezan las dictaduras”

Se vivían momentos de convulsión: se hablaba de la incapacidad de De la Rúa para manejar el país, de su falta de reflejos. Y la aparición en el programa de Tinelli empeoró todo. Llamó a la entonces mujer del conductor por otro nombre (Laura en vez de Paula), habló de manera poco clara y al momento de irse, tomó el camino equivocado. Todo eso al aire.

En 2009 Marcelo Tinelli demostró que tenía peso. En 2011 su intervención pasó inadvertida y en 2013 estuvo retirado. El tiempo dirá qué le espera para 2015. Lo cierto es que anoche, “El Cabezón”, no escatimó influencias a la hora de demostrar su poder.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here