El avance de la reforma de la Policía Nacional de Haití “fue muy limitado después de cuatro años” de su puesta en marcha, lo que hace que la presencia militar argentina y de otros países “se tiende a hacer indefinida”, dijo Vázquez en una entrevista con Télam.

“Por eso le pregunté al entonces canciller Jorge Taiana cuál era la diferencia entre esto y un protectorado, que la Argentina no aspira a establecer en Haití”, señaló.

“De aquí surge la necesidad para nosotros de apoyar y fortalecer el proceso de reforma de la policía haitiana para que pueda garantizar la seguridad en todo su territorio; Chile, Brasil, Colombia y varios países más de Latinoamérica están dispuestos a trabajar en esta materia”, precisó el diplomático.

Para que las tropas argentinas en la Misión de Estabilización de las Naciones Unidas en Haití (Minustah) puedan permanecer sólo cuatro o cinco años más es indispensable, además, que pasen del objetivo de seguridad -“en lo que se hizo mucho” con la desarticulación en 2006 de las 19 bandas delictivas que operaban en barrios de Puerto Príncipe y Gonaives, afirmó- al “desarrollo” económico y social.

A su juicio, hacen falta “menos `fusileiros`, como dicen en la jerga brasileña, y más ingenieros y sanitaristas militares”.

LEÉR MÁS  Cristina "puede ir presa" si es condenada en la causa "Los Sauces"

“Es una idea compartida por los embajadores del ABC (la Argentina, Brasil y Chile) y también por sus ministerios de Defensa, y creería que también se avanza en esa dirección en las cancillerías”, graficó.

El embajador sostuvo que esto supone “un trabajo de búsqueda de consensos” con los demás países miembros de la Minustah, especialmente los latinoamericanos.

Reconoció también que “partidos políticos haitianos y la Iglesia Católica”, comienzan a hablar de tropas de ocupación al referirse a la Minustah, cuando se pasa por “un momento muy difícil, de crisis humanitaria extraordinaria, con 1,5 millón de personas en campamentos (tras el terremoto de enero de 2010) ya en proceso de tugurización”.

“Cuando llegué a Haití (hace tres años), un secretario de la ONU me dijo claramente que hasta que la policía haitiana no pudiera garantizar la seguridad pública, las tropas de la Minustah deberían quedarse”, indicó Vázquez.

Agregó que eso le pareció un “dato fuerte”, por lo que se puso a investigar cómo avanzaba el proyecto de reforma y fortalecimiento de esa policía.

“Me encontré con una situación bastante negativa, al extremo de que no estaba definido el perfil o el tipo de policía que se quería, y todavía no está definido”, enfatizó.

LEÉR MÁS  Calificaron de “histórico” al pacto fiscal

Vázquez agregó que ”el proyecto de reforma es bastante ecléctico y poco efectivo”.

El diplomático, que insistió en que la Minustah “no hizo un esfuerzo de readecuación de sus objetivos y al momento histórico que vive Haití”, señaló que esto se vincula, además, a que las misiones de paz de las Naciones Unidas “son paquetes cerrados para cualquier situación en el mundo”.

“El desarrollo económico, social, institucional, de la gobernabilidad, la justicia, del sistema de cárceles y de la policía haitianos, todo queda relegado a un segundo plano” con esa metodología, dijo.

Además, explicó que de los 9.000 efectivos de la Minustah, 70 por ciento son latinoamericanos que han demostrado gran capacidad y profesionalidad, “que supera al resto” de los contingentes que no son de la región.

También recordó que “los últimos lineamientos de la ONU para las misiones de paz fortalecen la idea de que tengan un carácter regional, lo que no se terminó de hacer” en Haití.

Por eso, opinó, “todas los efectivos en Haití deberían ser de América latina o, por lo menos, americanos”.

LEÉR MÁS  “Si el Justicialismo no se une, estaré en un monobloque”

El embajador recordó que en 2004 la Minustah nació por “un pedido de Estados Unidos a Brasil, después a Chile y luego a la Argentina para que colaboraran en este problema de Haití”.

La iniciativa se originó porque “Estados Unidos no podía, en aquel momento, incorporar un nuevo objetivo de presencia militar después de su ingreso en Afganistán e Irak” tras el ataque a las Torres Gemelas del 11 de septiembre de 2001.

Vázquez, que sostuvo que “Haití ha sido una gran oportunidad para generar una experiencia inédita de diplomacia humanitaria”, destacó el papel cumplido por los 800 efectivos militares argentinos “en el departamento (provincia) más complicado” de ese país, Artibonite, con la ciudad de Gonaives, la más importante después de Puerto Príncipe, a la que definió como “una gran villa miseria, con una pobreza generalizada”.

También destacó el proyecto de cooperación social de la Argentina en Haití, Pro Huerta, al que definió como “la más importante red social que existe, que hoy incluye a 120.000 personas” y al que consideró “exitoso”, tal como “la otra gran experiencia, pero en materia de salud, de los 800 médicos cubanos.

Por Jorge Lewinger para Telam

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here