Hemos llegado por fin a la parte final de la temporada. Y vaya que lo hemos hecho con un impresionante capítulo (por fin). HBO no se anduvo con rodeos al darnos a conocer hace tiempo el título de este noveno episodio: The Battle of the Bastards. Claro que sabíamos bien lo que se cocinaba luego de tres capítulos por demás lentos y sin mucha acción.

Lo mejor de todo es que el episodio es impresionante en todos los sentidos. Es descorazonador, despierta una impotencia incontenible, es claustrofóbico (más de lo que debería), sangriento, lleno de mucha acción y unas tomas increíbles. Y lo mejor de lo mejor: está lleno de deliciosa venganza.

El capítulo de la batalla más que esperada fue confeccionada bajo la
dirección de Miguel Sapochnik, quien consiguió un efecto en verdad
destacado que disfrutamos los miles de fans sintonizados a la
transmisión. Antes que nada, la familia Stark sufre una baja más: es Rickon quien sucumbe ante un juego despiadado (el último) que juega Ramsay con él. Luego… luego vino la épica batalla.

LEÉR MÁS  El massismo confirmó que no dará quórum para la reforma previsional

Como elemento visual narrativo de este encuentro de bastardos
sobresale que la vivimos desde el punto de vista de Jon; jamás lo
abandona la cámara y muy poco podemos ver de lo que sucede al mermado
ejército que pelea al lado de los Starks.

Como pudimos elucubrar antes, Sansa sí había escrito a Littlefinger exigiéndole la protección prometida.
Claro que este espera a llegar en el último momento y salva la batalla
que con no pocos esfuerzos apenas estaba librando y que, muy
probablemente habría perdido Jon.

LEÉR MÁS  El Gobierno aumentó el gasto en $ 202.000 millones por decreto

Lo mejor es la venganza de Sansa; que los estandartes de los Stark
por fin resplandeciendo en Winterfell, justo como en una, que se antoja,
muy lejana época. Rickon descansará por fin en las criptas donde yacen
los Starks.

Ahora bien, del otro lado del mar nos encontramos con el regreso de la Madre de Dragones para solo darnos cuenta que no tiene intención de negociar y sí de dejar muy en claro que nadie ni nada la desmotivará de su empresa de recobrar el trono que le pertenece.

ambién pudimos ver cómo Asha y Theon Greyjoy han alcanzado la costa
de Mereen para reunirse con Daenerys. Tyrion por su parte también
obtiene un tanto de venganza al ver al disminuido Theon y no al soberbio
muchacho que conoció en Winterfell que se la pasó bromeando acerca de
su estatura.

LEÉR MÁS  Dujovne ya le puso techo a la paritaria 2018: "debería ser 16,6%"

Asha y Daenerys hace un trato de luchar juntas. Dany le pide lealtad,
un Westeros unificado y acciones nobles en la batalla, es decir: no
robar, no violar, no saquear. Sin duda Daenerys sabe jugar un juego
distinto a todos.

Lo que nos queda es esperar el cierre de esta impresionante temporada
con el próximo episodio final, que durará 69 minutos, el más largo de
la historia de Game of Thrones.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here