El fallo del tribunal penal de Tucumán que absolvió anoche a los trece acusados de secuestrar y provocar en 2002 la desaparición de Marita Verón, víctima de una red de trata de personas, provocó indignación mientras su madre, Susana Trimarco, aseguró que fue un acto de corrupción y funcionarios de las áreas de Derechos Humanos y Políticas Criminales calificaron a la sentencia de ”vergonzoza”.

A las 21.12 comenzó la lectura de la sentencia de los jueces Alberto Piedrabuena, Emilio Herrera Molina y Eduardo Romero Lascano, cuatro horas después del horario fijado originalmente y en diez minutos informaron la absolución, tras lo cual los insultos se mezclaron con los llantos de los acusados en la sala.

Trimarco salió de los Tribunales sin hacer declaraciones y sólo atinó a levantar su mano cuando ingresó al automóvil que la esperaba en la puerta para saludar a los cientos de manifestantes de organizaciones sociales y políticas que esperaban fuera del tribunal.

En tanto, sus abogados aseguraron que el fallo había sido una acto de corrupción y les pedían la gente que siga apoyando a Trimarco en su lucha para poder hacer Justicia.

LEÉR MÁS  Josefina Canale sería la candidata a vicegobernadora 2019 por el PD

La sentencia involucró a los acusados Víctor Angel Rivero, María Jesús Rivero, Irma Lidia Medina, sus hijos Gonzalo y José Gómez, Daniela Milhein, Alejandro González, Humberto Derobertis, Paola Gaitán, Mariana Bustos, Carlos Luna, Azucena Márquez y Domingo Andrada.

La sala dos de la Cámara penal de Tucumán tampoco hizo lugar a la demanda civil y fijo para el día 18 de este mes la lectura de los fundamentos.

Ciento treinta testigos, muchos de ellos mujeres con identidad reservada que lograron escapar de los burdeles y que fueron convencidos por Susana Trimarco para declarar en el juicio, aportaron sus testimonios durante el juicio.

Trimarco se mostró entera y aseguró que tras el fallo ”se cerró uan etapa en mi vida” y ”comienza otra en la que buscaremos probar la estafa que aquí se cometió”, al tiempo que remarcó que seguirá buscando a su hija.

En el interior del recinto se vivieron momentos de tensión, con los acusados y sus familiares celebrando con abrazos y gritos de felicidad, mientras las allegados a Susana Trimarco no paraban de insultar por la decisión.

LEÉR MÁS  No hay excarcelación para Amado Boudou

”Esto es un acto de corrupción”, declaró el abogado querellante José D’Antona al salir de la sala de audiencia apenas escuchó el fallo.

”Estos jueces son un estafadores que dejaron mal a Tucumán y es una vergüenza para Argentina”, señaló Trimarco.     Por su parte, el defensor oficial, Hernán Molina, elogió la decisión de los jueces y sostuvo que ”la justicia actuó con rectitud”.

El fiscal Carlos Sale había pedido penas de 25 años de prisión para Medina, los hermanos Gómez, los hermanos Rivero, Milhein, González al ser considerados partícipes principales.

Derobertis, Gaitán, Bustos, Luna,  Márquez y Andrada habían sido considerados por el fiscal como partícipes secundarios, por lo que se pidió una condena a 12 años de cárcel para ellos.

Tras conocerse el fallo, algunos sectores se movilizaron por las calles céntricas de la capital tucumana protestando por la decisión de los jueces.

Marita Verón fue secuestrada el 3 de abril del 2002 cuando se dirigía a la Maternidad de la ciudad de Tucumán, tras lo cual su madre, Susana Trimarco, inició una investigación de 10 años para dar con los responsables de la desaparición de su hija.

LEÉR MÁS  Cristina le pidió a Bonadío que cite a declarar a Macri como testigo

María Jesús Rivero estaba considerada autora intelectual del secuestro de Marita, Víctor Rivero era sospechada de ser el autor material y Daniela Milhein, acusada por ocultar en su casa a la joven tucumana antes de ser enviada a La Rioja.

Andrés Alejandro Gónzalez sospechado de haber visto a Marita en la casa del barrio Feput, en mayo de 2002, mientras que Irma Lidia Medina, apodada ”La Gran Madama” riojana estaba acusada de ”comprar” a Marita para llevarla a un burdel.

José Fernando ”Chenga” Gómez, dueño dle burdel ”Desafío” estaba sospechado de haber sido el ”marido” de la joven tucumana y que la tenía alojada en su casa y la llevaba a los prostíbulos a trabajar.

Gonzalo José Gómez, hermano mellizo de ”Chenga”, sospechado de ser dueño de un burdel donde vieron a Verón , mientras que Luna era señalado como la mano derecha de Irma Medina, y se ocupaban de  de reclutar mujeres.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here