Las asambleas se realizan en 139 inspecciones de cauce distribuidas entre los cinco ríos que nuclean la administración del recurso hídrico en la provincia: el Mendoza, Tunuyán Inferior, Tunuyán Superior, Diamante, Atuel y Malargüe.

El superintendente José Luis Álvarez destacó la importancia de las asambleas y del presupuesto participativo, constituyendo una ”herramienta para la transparencia y una mejor gestión del riego en la provincia”.

Ante esta premisa, el Superintendente visitó más de 30 asambleas, mientras que personal de su equipo de trabajo recorrieron otras 30. En los 60 encuentros dialogaron y presentaron su plan de trabajo a más de 1.500 regantes en las cinco cuencas hídricas de la provincia.

Al respecto el Superintendente señaló: ”Sostenemos nuestro compromiso de mejorar la calidad de la distribución y el cuidado de nuestro recurso hídrico”,

Álvarez también destacó que, durante su gestión, quiere priorizar fuertemente los derechos de los regantes y que para ello necesita de su colaboración mediante la participación.

”Queremos que los usuarios defiendan sus derechos, por eso es tan importante la asistencia a las Asambleas, donde ellos podrán evaluar en que se gastan sus propios aportes. Nos interesa formar una gestión participativa, de puertas abiertas, donde sean los mismos destinatarios de nuestra gestión los que se sumen y aporten a la conformación de una política hídrica que redunde en un real beneficio a la producción”, explicó Álvarez.

LEÉR MÁS  Todo lo que Víctor Hugo Morales no pudo mostrar en C5N por su despido

Sobre la Rendición de Cuentas

Todos los años las Inspecciones de Cauce cuentan con su propio presupuesto que surge de una parte de la cuota que pagan los regantes en su canon. Ese volumen para la administración de las Inspecciones es aprobado en la otra Asamblea anual de regantes-Inspectores de Cauce, que se produce durante octubre oportunidad en que se aprueba el gasto.

Las tareas que habitualmente realiza una Inspección de Cauceson de administración del recurso hídrico, lo que implica obras de riego, limpieza de cauces, mantenimiento y adquisición de bienes de uso y a ellos se suman otros gastos lógicos de la propia administración de las Inspecciones. Estas labores son consensuadas con los usuarios, quieren con su aporte ayudan a planificar las inversiones y tareas de mantenimiento que consideren necesarias para llevar a cabo en su zona.

El Presupuesto Participativo

Desde 1998, y en el marco de la Legislación Hídrica de Mendoza, las inspecciones de cauce poseen una valiosa herramienta presupuestaria:el Presupuesto Participativo, que les permite elaborar, ejecutar y rendir su presupuesto bajo un modelo de vanguardia.

LEÉR MÁS  El posteo de Macri en la campaña de 2015 sobre los jubilados que se viralizó

Estas entidades poseen una gran tradición histórica y cultural, desde finales del siglo 19, conformaron una capacidad institucional instalada en la región árida de Argentina, que posibilitó habilitar el desarrollo de un modelo participativo de alto impacto en la gestión del recurso hídrico.

Esta dinámica de manejo en manos de los usuarios permitió aumentar considerablemente la inversión en mantenimiento, obras, tecnologías y modernización en la distribución para riego.

Ante esta tradición, el proceso presupuestario consolidado en los últimos 15 años se ha visto fortalecido por la matriz conceptual de transparencia y claridad que brinda una herramienta como lo es el Presupuesto Participativo, tanto en la proyección de gastos y recursos como en la ejecución presupuestaria.

La implementación de esta herramienta integral de participación posibilita realizar una correcta adecuación a las necesidades de los usuarios y responde a las demandas que requieren los planes de trabajo anuales de las distintas zonas de riego.

La participación de los regantes es la clave de este tipo de presupuesto, constituyendo a través de las asambleas una verdadera herramienta democrática.

LEÉR MÁS  El Gobierno busca lograr la reforma previsional

Por su parte, los Inspectores de Cauce son una figura descentralizada del funcionamiento central del Departamento General de Irrigación, quien tiene una Coordinación de las 139 Inspecciones de la provincia y un control de sus administraciones a través del Honorable Tribunal Administrativo.

Los inspectores son elegidos cada 4 años y la próxima elección es el noviembre de 2014.

La Comisión de Vigilancia y los Inspectores de Cauce

En tanto, la Comisión de Vigilancia de las acciones que se realizan con el presupuesto las Inspecciones de Cauce, están conformadas por no menos de 3 regantes, los que son elegidos en las Asambleas de aprobación del presupuesto.

Estos regantes que deben estar al día con su cuota y ser titulares del derecho de riego, controlan los gastos que realizan durante el año las Inspecciones de Cauce. En el informe que realizan luego, hacen sus observaciones y consideraciones sobre este aspecto. Este documento es presentado luego ante el Honorable Tribunal Administrativo de Irrigación (HTA) y posteriormente girado al Tribunal de Cuentas de Mendoza.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here