Jaque, entre aplausos y silbidos por la mega-minería

El punto culminante de la Fiesta consistió en un imponente asado a la llama, de 160 costillares al asador, que fue regado con abundante vino blanco y tinto, provenientes de las más prestigiosas bodegas provinciales.

Esta noche se realiza la coronación de la Reina Nacional de la Ganadería de Zonas Áridas, tras lo cual habrá un recital de la cantante Patricia Sosa. La Fiesta Nacional de la Ganadería de Zonas Áridas comenzó en 1982, como Feria del ternero mendocino, pero con el correr de los años y la atracción que ejerció en la región, pasó a ser fiesta nacional, que anualmente convoca a miles de personas provenientes no sólo de Mendoza, sino de Córdoba, La Rioja, San Juan, La Pampa, Neuquén y hasta del vecino Chile.

En un clima a pleno sol, con una temperatura de 27 grados, en el salón cerrado del predio, el acto se inició con la entrada de los costillares al ensartador a la llama, para que lo saborearan los 1.900 invitados, mientras afuera del tinglado, miles de personas recorrían los diversos stands donde se exhibían productos regionales y se realizaba un espectáculo folclórico en el patio de comidas.

En medio de los aplausos de los asistentes, 120 gauchos, ataviados con prendas tradicionales ingresaron al lugar portando los costillares en el ensartador, y con los acordes de la marcha de San Lorenzo, fueron directamente hacia la mesa donde estaba el gobernador Celso Jaque, quién cortó el primer trozo de carne y lo saboreó ante el aplauso de la gente.

El asado fue regado con abundantes botellas de vino tinto y blanco, provenientes de bodegas de la zona, a los que se sumaron gaseosas, agua mineral, y de postre helado y frutas de la región.

Con la presencia de la imagen de la Virgen de la Carrodilla, patrona de los Viñedos, comenzó la ceremonia de premiación de los lotes ganadores de la Expo-ganadera, donde se eligió al gran campeón universal de la raza Angus, perteneciente a los empresarios Raúl y Ricardo Calvente.

Posteriormente, en una emotiva ceremonia, el gobernador Jaque premió al “puestero del año”, distinción que recibió Rafael Fernández, un trabajador campesino de 84 años. Luego llegaron los discursos oficiales. El primero fue del presidente de la Cámara de Comercio, Industria, Agricultura y Ganadería de General Alvear, José Luis Castellanes, quien le solicitó al gobernador la constitución de la Mesa Ganadera. También le pidió que se intensifiquen las mejoras de los caminos rurales, implementado un mayor presupuesto y un plan de trabajo creciente para los próximos 10 años.

El gobernador, cuando tomó la palabra, agradeció a los organizadores “por el hecho de generar un espacio donde podemos escucharnos y disentir, sobre todo, a partir de la tolerancia”.

“Ninguna sociedad se cae por pensar distinto, se queda relegada por el hecho de tener diferentes expresiones, porque debemos recordar que cuando hubo intolerancia es que tuvimos que lamentar épocas difíciles”, expresó y recibió el aplauso de toda los asistentes.

El discurso de Jaque giró en temas provinciales vinculados a la ganadería y, en ese sentido, destacó que “la ganadería es un presente y un gran futuro” pero admitió que “todavía quedan cosas por hacer”. Sostuvo que se realizó el mejoramiento de los caminos ganaderos en la región de las zonas áridas.

“Sólo en las rutas rurales hemos ya avanzado en 500 kilómetros de mejoras”, resaltó. “Hemos avanzado bastante, pero todavía no alcanza y haremos todos los esfuerzos posibles para solucionar los problemas”, concluyó.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here