El ministro de Planificación, Julio De Vido, finalizó ayer su gira por Rusia y despegó rumbo a China para continuar con la exhibición de las quince obras con las que el gobierno intenta captar inversiones por 19 mil millones de dólares.

”La gira será exitosa”, auguró en una improvisada conferencia de prensa luego de una exhibición de dos horas que realizó en un lujoso hotel moscovita ante un importante número de empresarios.

Afuera, la temperatura descendía hasta niveles bajo cero, las calles seguían eternamente congestionadas y miles de personas se movilizaban por el imponte sistema de subtes, también conocido como el palacio subterráneo, el primero del mundo por densidad de pasajeros y que cuenta con 185 estaciones decoradas en su mayoría en mármol, con arañas suntuosas y una estética antigua.

De Vido separó la presentación en dos partes. En primer lugar, se presentó la obra Chihuido I ubicada en el río Neuquén, que despertó especial interés ya que es la primera que se lanzará a licitación en sólo 13 días.

Luego, describió las restantes 14 obras, que incluyen diez centrales hidroeléctricas, un dique para la región centro, un acueducto para el sur, un programa de agua y saneamiento para el noroeste y una torre de comunicaciones para TV digital.En total, las obras agregarán al sistema interconectado nacional una potencia total de 4925 megawatts, alrededor de un 20% de la capacidad actual, y permitirán un ahorro anual de 3972 millones de dólares.

LEÉR MÁS  “Vienen dos o tres meses difíciles”

El presidente de la Cámara Argentina de la Construcción, Gustavo Weiss, afirmó tras la exposición que ”si todas estas obras se empiezan a producir, generarán 50 mil puestos de trabajo” y aclaró que ”los pliegos establecen que las empresas extranjeras se tienen que asociar con empresas nacionales que son las que hacen el 100% de la obra local, las empresas extranjeras traen el equipamiento electromecánico, se encargan de la dirección de obra y de obtener el financiamiento”.

Entusiasmado se lo pudo ver al empresario Hugo Dragonetti, presidente de la constructora Panedile, quien comentó a Tiempo Argentino que ya diseña con las empresas rusas Inter Rao y Power Machines la propuesta para licitar las obras de Chihuido y El Tambolar, que se ubicará en el río San Juan y producirá una potencia de 75 MW y una energía anual de 360 GWH.

”Organizamos una visita de ellos al país. Ya nos habíamos unido para la licitación de las represas Kirchner y Cepenic, donde creímos que habíamos ganado pero el resultado fue muy finito”, afirmó. En esa licitación se impuso un consorcio integrado por la china Gezhouba, Electroingeniería e Hidrocuyo. Además, el argentino buscará en soledad obtener la obra del dique de Tasigasta, sobre el río Dulce en Santiago del Estero.

El gobierno estableció que, para obtener la adjudicación, los postulantes deberán ofrecer como mínimo un 85% del monto total de la inversión con un período de gracia mínimo de cinco años.

LEÉR MÁS  Otra despenalización: Hablan de consumo de droga "privado"

”Se adjudicará la obra a la oferta que ofrezca el menor precio, la mejor tasa y plazo”, enfatizó el secretario de Obras Públicas, José López. El funcionario destacó que el ”siglo XXI es el siglo de la energía” y afirmó que ”la Argentina es el país de mayor capacidad hidroeléctrica sin utilizar”.

Fue escuchado atentamente por empresarios de uno de los principales países exportadores de energía, que brinda un elevado porcentaje del gas y petróleo que utiliza Europa. Con un crecimiento promedio anual del 5,2% entre 2000 y 2010, Rusia consiguió recuperarse de la debacle de 1991, tras el derrumbe del comunismo soviético, que durante gran parte del siglo XX pretendió un sistema alternativo y superior al capitalismo.

Entre los asistentes al evento se contabilizaron directivos de las compañías rusas Power Machines, el banco Evrofinance, Aterra, Solway Industries, Energomashexport, Novatech, Inter Rao, Vnesheconombank, Gazprom y Rushydro, sumados a la presencia del director para América Latina de la cancillería local, Alexander Shetinin.

”Venimos aquí a presentar estas obras que hablan del gran crecimiento argentino, que lo hicimos entre todos y con inclusión social. Tenemos una titánica tarea por delante para realizar estas quince obras”, subrayó De Vido. «

De Vido negó que las obras tripliquen el valor real.

LEÉR MÁS  El PJ mendocino sufre una nueva fractura

El Ministro de Planificación, Julio De Vido, desmintió que las represas Néstor kirchner y Jorge Cepernic, tripliquen el “valor real”, como señaló un artículo publicado por El Cronista, y advirtió que la columna promueve ”la vuelta a las políticas que devastaron el país”.

En su respuesta, a la columna titulada “Tropieza Capitanich con la pesada herencia de Cristina, Mercedes, Axel y Moreno”, el Ministro destacó que “esas medidas que propone el diario no son novedosas y se aplicaron durante los noventa, con resultados devastadores para los argentinos que estallaron el 19 y 20 de diciembre de 2001: ajustes generalizados, economía en recesión, la industria quebrada por falta de competividad, despidos masivos, desempleo del 25%, pobreza del 54%, los precios de la energía más caros del mundo y endeudamiento irrestricto con la tutela del FMI para sostener artificialmente el 1 a 1”.

Con respecto al paradigma económico, el ministro expresó que ”siempre puede haber un punto de discusión, lo que no resulta aceptable son los ‘errores aritméticos’ o mentiras, como en el caso de las consideraciones que el diario hace sobre el costo del financiamiento de las obras del Complejo Hidroeléctrico Néstor Kirchner-Jorge Cepernic”.

“Puedo no coincidir con sus conceptos pero esto es directamente una mentira y la aritmética no da lugar a las mentiras”, sostuvo el titular de la cartera de Planificación Federal.

Infonews

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here