Inédita alianza: los Rodríguez Saá se unen a Cristina Kirchner

El gobernador de San Luis se reunió con la ex presidenta porque quiere los votos K contra la amenaza del opositor Claudio Poggi

En los últimos días, una nueva alianza política se ha formado. Cristina de Kirchner y Alberto Rodríguez Saá compartieron el siguiente diagnóstico.

El plan de Macri fracasó, hay que pensar en la reconstrucción: van a dejar una deuda enorme y la industria destruida.

Fue, según detalla el diario Clarín, el broche de la charla entre la ex presidente y el gobernador de San Luis en el Instituto Patria, el 10 de abril pasado.

El encuentro rompió una tradición bélica entre los dos clanes, los Kirchner y Rodríguez Saá, que se remonta a 2001 cuando el interinato presidencial de Adolfo se truncó por el vacío de los gobernadores del PJ, entre ellos Néstor Kirchner.

El puntano le reprochó al patagónico -compartían el bloque de mandatarios federales- que no le anticipó la emboscada que, decía, le armaba Eduardo Duhalde.

La furia perduró: en 2003, Adolfo respaldó a Carlos Menem en un balotaje que no fue. Y siguió en los años K cuando los Rodríguez Saá fueron opositores intensos y, a veces, funcionales.

¿Qué pasó? “Pasó Macri” responden, calcados, en los dos campamentos. “El desastre de Cambiemos hace que los peronistas nos juntemos dejando de lado las diferencias”, tiran desde San Luis.

“Tenemos que hacer algo sino Macri destruye todo”, aporta un K que jugó en la previa del mano a mano entre Cristina y Alberto.

Antes de esa cita, se acordó en la Comisión de DNU, donde está Adolfo, para frenar decretos de Macri y en Diputados a través del camporista Marcos Cleri -que preside DNU- y de Luis Lusquiños, eterno lugarteniente de los Rodríguez Saá.

El gobernador visitó a Oscar Parrili, se vio con Guillermo Moreno y nombró al frente en la Casa de San Luis en Capital Federal a Nicolás Rodríguez Saá, sobrino bonaerense, peronista y de pasado K, que agilizó los contactos.

Alberto se arrimó a Cristina mirando el voto K de su provincia que en la elección de gobernador de 2015 rozó el 14%.

En ese tránsito, viajó a ver a Milagro Sala, dio una suba de hasta 60% a los docentes y calificó de “perseguida judicial” a la ex presidente.

Para Cristina es una extrañeza: a un año y medio de dejar el poder, excepto su cuñada Alicia, ningún gobernador peronista le responde.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here