Habrían descubierto una banda que roba combustible en la policía de Mendoza

Hay al menos siete efectivos involucrados, entre ellos dos hermanos mellizos, comisario y subcomisario respectivamente. El titular de la IGS Marcelo Puertas señaló que hay connivencia con los bombistas de las estaciones de servicio. Se modificó el sistema de carga.

“Hay otras irregularidades que estamos investigando como el tema de los combustibles y de los repuestos”. Esa frase lanzó Marcelo Puertas, titular de la Inspección General de Seguridad (IGS) en Radio Jornada (FM 91.9) en junio de 2016, cuando se investigaban irregularidades en la prestación de servicios extraordinarios, razón por la cual varios comisarios y policías fueron pasados a pasiva (luego cesanteados).

Ese organismo recolectó pruebas en este año y en las últimas horas fueron sumariados siete efectivos de las fuerzas provinciales. Entre ellos figuran dos hermanos mellizos, que serían los líderes de la banda policial que se dedicaba a robar combustible y repuestos automotores, por la cual se adjudicaron millones de pesos del Estado.

Se trata de Oscar Fabián Zingariello Arancibia, comisario en jefe de la División Mantenimiento del Automotor, y Carlos Horacio Zingariello Arancibia, subcomisario. Tanto ellos como otros cinco efectivos fueron separados y se realizó compulsa ante la Justicia Penal y en Fiscalía de Estado, “ante la posibilidad de que pudiera haber existido algún menoscabo económico para las arcas provinciales”.

“Del 2000 al 2016 ningún comisario fue pasado a pasiva; en este año y medio ya separamos a 33”, detalló Puertas
El funcionario especificó que los hermanos estarían encargados de la logística de las operaciones irregulares, con las cuales se enriquecieron y por las que hay varios empleados de estaciones de servicio en la mira. “No se podría haber concretado si no existiese connivencia con los bombistas”, señaló.

Para ejemplificar, Puertas detalló que un camión que estuvo un mes y medio “parado” se “le cargaron” 1.200 litros de gasoil. “Ese es el caso más flagrante pero en sólo seis años hemos detectado 40 casos de robo de combustible”, indicó el director de la IGS.

Puertas sostuvo que la investigación interna continúa y podrían ser más las personas involucradas. Asimismo, destacó que “del 2000 al 2016 ningún comisario fue pasado a pasiva; en este año y medio ya separamos 33”. Sin embargo, hasta el momento no ha habido condena judicial, pese a que las sumas con las que habrían defraudado al Estado serían millonarias.

Cabe recordar que desde el año pasado se implementó un sistema de carga de combustible más “controlado”, donde cada efectivo cuenta con su tarjeta magnética que registra cada movimiento.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here