Genocidas intentan utilizar la asunción del nuevo Papa para desafiar la justicia.

Por: INFOnews

Seis acusados de genocidio, entre ellos Luciano Benjamín Menéndez, mostraron hoy una escarapela papal en su pecho, durante una nueva audiencia del juicio por la megacausa La Perla, el más siniestro centro clandestino de la provincia de Córdoba durante la dictadura.

Los acusados de tortura, asesinato y muerte, intentaron sumarse a las repercusiones que trajo en nuestro país la designación de Bergoglio como nuevo Papa.

Los seis acusados sorprendieron a los presentes en la audiencia, ya que cuando entraron se mostraron desafiantes y todos tenían en su pecho una cinta con los colores de la bandera del Vaticano. El intempestivo gesto, provocó el rechazo de los presentes, testigos, familiares e hijos de desaparecidos.

LEÉR MÁS  Omar Félix lanzó su precandidatura a gobernador

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here