Raúl Maza, uno de los voceros de la protesta, contó en declaraciones televisivas que recibió hoy el telegrama, al igual que otros dos compañeros, en el que se le informa sobre la decisión. 

Si bien no se trata formalmente de un despido, Maza aseguró que es ”el paso previo a ser dado de baja”. 

”Nos han pasado a disponibilidad a mí y a dos camaradas más, dos de los primeros que se manifestaron en Prefectura”, reveló Maza. 

El gendarme subrayó que la medida se tomó a pesar de que habían recibido ”el compromiso” del secretario de Seguridad, Sergio Berni, de que ”no” iban a ”recibir sanciones” y agregó: ”Es una medida para ver si podemos bajar la voz. Pero no vamos a dejar el reclamo de lado”.

Maza pidió a los medios de comunicación ”que transmitan a la gente tranqulidad. Esto es para meternos miedo y es lo que no hay que tener. Sabíamos que iba a pasar”.

Según Maza, su pase a disponibilidad lo recibió esta mañana y la notificación fue firmada por el director de Bienestar y Sanidad de Gendarmería, comandante mayor Gerardo Otero.

El gendarme ratificó su postura de continuar con el reclamo de lograr un haber mínimo de 7 mil pesos en blanco al aseverar: ”Cuando uno ve llorar a un tipo porque no puede llegar a fin de mes, creo que desgarra a cualquiera y siente impotencia, entonces uno dice ‘carajo, hay que hacer algo”’.

La protesta continúa en plena vigencia en Buenos Aires, donde gendarmes y prefectos se mantenían concentrados en las puertas de los edificios Centinela, del barrio de Retiro, y Guardacostas, en Puerto Madero, respectivamente, al menos hasta el martes.

En tanto, en la ciudad de Jesús María, los gendarmes de Córdoba que se sumaban al reclamo suspendieron las protestas a raíz de una orden que los instaba a retornar a sus cuarteles.   

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here