El Jefe de Estado está pensando en octubre, porque en la Casa Rosada creen que ganan fácil los comicios de octubre

Se aproximan grandes cambios dentro del frente Cambiemos. Por lo menos serían cinco los ministerios que se van a recortar y eliminar en la futura reestructuración del Gabinete nacional.

Habrá varias fusiones y el excesivo y poco efectivo elenco actual se achicaría para intentar dar una señal de austeridad presupuestaria, frente al fuerte desborde fiscal.

Ahora existen 23 funcionarios con rango de ministros. Muchos son desconocidos y no se sabe bien qué hacen en el Gobierno. La idea sería que queden sólo 15.

Según detalla el diario Clarín, el nuevo Gabinete incluiría también cambios de ministros y dispondrá un giro en la Casa Rosada. Macri va a cerrar aún más su gestión sobre sus hombres de mayor confianza. Marcos Peña sería más beneficiado.

El recorte incluiría la eliminación o reestructuración de ministerios como Medio Ambiente, Defensa, Agroindustria, Interior, Producción y Turismo. También podría fusionar parte del gabinete económico. Andrés Ibarra trabaja en el diseño técnico.

Pero su fuerte impacto político hará que la definición esté a cargo de la mesa chica: Macri, Marcos Peña, María Eugenia Vidal y Horacio Rodríguez Larreta. La idea surgió hace unos meses cuando Macri cayó fuerte en las encuestas.

Fue una propuesta de Vidal, resistida –inicialmente- en la Jefatura de Gabinete. Los cambios eran para recuperar la iniciativa.

Ahora se trabaja con otro horizonte: entrarían, en principio, después de las elecciones. Los primeros borradores indican que Medio Ambiente se va a fusionar con Ciencia y Tecnología. También, que Defensa pasaría a la órbita de Seguridad.

Además se explora otra opción: unificar Seguridad e Interior y estaría muy avanzada la absorción del Ministerio de Agroindustria por parte del de Producción.

En otras palabras: Medio Ambiente, Defensa y Agroindustria dejarían de ser ministerios. Esa será una de un conjunto de reformas que el Presidente proyecta llevar adelante pasadas las elecciones.

Macri está pensando en octubre, porque en la Casa Rosada creen que ganan fácil las elecciones. Cristina Kirchner facilita la tarea: la división peronista ayuda mucho a Cambiemos.

La “grieta y confrontación” que promueve la Casa Rosada contra Cristina trae réditos políticos, pero serios trastornos económicos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here