Funcionarios y empresarios confían en que bajará el precio de la carne

El ministro de Agricultura de la Nación, Ricardo Buryaile, negó ayer en Mendoza haber llamado a no comprar carne, al asegurar que lo que expresó fue una conducta común del consumidor: dejar de comprar un producto que cuesta demasiado.

“Yo no mandé como dicen los diarios a no consumir. Lo que nosotros como sociedad hacemos, cuando vemos que hay sectores que están ganando mucha plata, es no consumir ese producto”, dijo durante su breve paso por nuestra provincia junto al presidente Mauricio Macri.

“Si el consumidor se tiene que abstener de consumir, que lo haga”. Esas fueron las palabras que expresó Buryaile el miércoles, y que fueron tomadas como un llamado a boicotear la compra de ese producto.

El ministro ayer se mostró optimista con respecto a un descenso de los precios: “El precio de la hacienda en pie ha bajado. Lo que esperamos es que esto se traslade al consumidor, y eso lo estamos trabajando con la secretaria de comercio interior y vamos a trabajar con los supermercados”, dijo.

José Micheli, empresario mendocino de la carne, compartió este punto de vista, y destacó que algunas carnes, como la de pollo, ya comenzó a bajar de precio. “El pollo comenzó a bajar y en la carne habrá un reacomodamiento de precios en la semana que viene. Los formadores de precios, que son los supermercados, ya han salido con ofertas de blanda. Hay que ver que carne entra el viernes porque ha bajado pero no ha aumentado mucha hacienda en el mercado”, explicó.

LEÉR MÁS  Fuerte cruce entre Marcelo Tinelli y Patricia Bullrich por la cumbre del G20

Sobre los factores que llevaron a la suba de la carne, Micheli indicó que “los costos fijos han subido mucho y la carne estaba atrasada. Los carniceros han tenido que soportar muchos gastos y el producto no se movía”.

El “rey de la carne” mendocino comentó que “en diciembre una caja de pollo se llegó a vender a 600 pesos, hoy se está vendiendo a 450 aproximadamente. Ha tenido una baja importante”.

Finalmente, dio su parecer sobre los precios que deberían tener las diferentes carnes: “El kilo de pollo podría estar a 24 pesos (está a cerca de 40). El kilo de asado, en cambio, debería estar a 95, 100 pesos (supera los 130). Creo que llegará a eso. El asado empezará a sobrar cuando empiece a moverse la exportación”.

Otro empresario que dio su parecer al respecto fue Alberto Samid, quien consideró que “el precio de la carne, salvo el lomo, no debería superar los 100 pesos. El asado debería estar 70 u 80 pesos”.

LEÉR MÁS  Felipe Solá visita Mendoza

    El consumidor va a pagar 200% menos

En una entrevista televisiva indicó que a su entender, para manejar mejor los costos “hay que armar mercados como el Mercado Central, que los productores le vendan al consumidor final. Va a poder cobrar un poquito más y recibir la plata al día. El consumidor va a pagar 200% menos y vamos a reinvertir la plata en el país”.

En la misma línea se expresó la Sociedad Rural, que difundió un comunicado en el que culpan a los comerciantes del actual precio de la carne.

“Como bien es sabido, a fines del año pasado, el precio de la carne en el mostrador aumentó debido a una suba de la hacienda en pie en Liniers”, explicaron.

Sobre los sobreprecios, escribieron que “no es justo que el consumidor esté pagando de más por el abuso de ciertos eslabones de la cadena. Aspiramos a que las carnicerías, supermercados y distribuidores sean responsables y retrotraigan los valores como corresponde”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here