El acuerdo sellado entre Mauricio Macri y Elisa Carrió para competir en una PASO por la candidatura presidencial profundizó el debate interno del radicalismo. Las voces a favor y en contra de que los boinas blancas sigan los pasos de Lilita siguen enfrentándose.

Según consignó Tiempo Argentino, los que se paran de uno y otro lado son los dirigentes que tenían las mismas posiciones hace tres días, pero el anuncio del ”Pacto de Palermo” (el singular nombre que el PRO y los cívicos le pusieron a su alianza) entusiasmó a los radicales que sueñan con una coalición nacional -algunos, como Ernesto Sanz, lo llaman ”acuerdo amplio”- con el jefe porteño. Y por efecto dialéctico profundizó las críticas de los que se oponen.

Los dirigentes que forman ”tercera posición” en la interna radical, los que cerraron acuerdos con Sergio Massa y suelen bregar por una gran primaria de toda la oposición, han decidido hasta ahora guardar silencio. Los tres grupos se preparan para dirimir sus diferencias en la Convención Nacional radical del 14 de marzo, que va recalentánose día a día.

La respuesta que eligió Alfonsín para su correligionario fue sostener que Macri, en realidad, no representa la mentada defensa de los ”valores republicanos”.

”Hace mucho tiempo que vengo pronunciándome a favor de un alianza de estas características. Celebro la decisión tomada por Carrió. Creo que nosotros debemos convencer al resto de las fuerzas del Frente Amplio UNEN (FAU) de seguir el mismo camino”, le dijo a Tiempo el diputado de la UCR Oscar Aguad.

LEÉR MÁS  Vandenbroele declaró casi diez horas y firmó un acta de confidencialidad

Del otro lado respondió su colega de bancada Ricardo Alfonsín. ”La posición de Aguad no representa lo que piensa la mayoría de los radicales. No me refiero a la dirigencia solamente, sino también a la militancia y a los votantes”, subrayó Alfonsín, al ser consultado por este diario.

El alianza Macri-Lilita trascendió en la tarde del sábado. Ambos dirigentes lo anunciaron al estilo 2.0, utilizando las redes sociales. Subieron una foto de los dos juntos, sonriendo, con una plaza de fondo. La imagen estaba acompañada por un texto sin definiciones políticas. Sólo expresaba la ”preocupación por el país” y la ”esperanza de construir una alternativa competitiva” en términos electorales.

Esa ”esperanza” consiste esencialmente en construir un gran conglomerado de partidos políticos que excluyan cualquier cosa que huela a peronismo. Es la visión detrás de la que también se enfila Aguad. ”Mi posición es que tenemos que construir un gran frente con las fuerzas no populistas -sostuvo-. La mayoría de los miembros del FAU tienen ese perfil, así que no veo motivo para que no podamos convencerlos de sumarse”.

La respuesta que eligió Alfonsín para su correligionario fue sostener que Macri, en realidad, no representa la mentada defensa de los ”valores republicanos”. “Ya que muchos radicales justifican la alianza con el PRO escudándose en la defensa estos valores, habría que pedirles que le exijan al jefe porteño algunos puntos”, subrayó el diputado.

Y luego enumeró: ”Que derogue la ley que modificó el quórum para que funcione el Consejo de la Magistratura porteño y el régimen de mayorías para la toma de decisiones. Estos cambios le dieron al Ejecutivo de la Ciudad la posibilidad de ejercer mucha influencia. Que en nombre de la austeridad republicana deje de gastar cientos de millones de pesos en esa suerte de nada republicano culto a la personalidad en el que se ha convertido la propaganda de la gestión, mientras se reduce el presupuesto del Hospital Garrahan. Que deje de ejercer de manera abusiva la prerrogativa del veto a las leyes aprobadas por la Legislatura. Vetó más de 100 normas aprobadas incluso por sus propios legisladores”.

LEÉR MÁS  Burzaco dijo que le pagó a Messi y otros jugadores dinero extra por amistosos

LOS OTROS. A las posiciones expresadas por Alfonsín y Aguad hay que sumar la postura de dirigentes como el tucumano José Cano y el jujeño Gerardo Morales. Estos tienen cerradas alianzas con el massismo en sus distritos y, dentro de la UCR, plantaron la postura de convocar a una gran primaria abierta de toda la oposición, es decir, con Massa y Macri en la misma bolsa.

Más allá de las definiciones, los caciques provinciales no avanzaron en acercamientos con el PRO. Los macristas de sus terruños les exigían apoyar sin miramientos la precandidatura presidencial de Macri para que compita en la primaria del FAU. Massa fue menos pretencioso y se conformó con que le abran las puertas a sus jugadores en cada distrito, confiando en que habría un “proceso natural” que llevaría a los boinas blancas a respaldar de alguna forma su precandidatura.

LEÉR MÁS  Citarían a Aníbal Fernández para declarar en la causa FIFAgate

El acuerdo de Carrió con el líder del PRO no fue una novedad para nadie dentro de la UCR y el FAU. De hecho, el día en que se presentó la coalición panradical a nivel nacional, el 22 de abril del año pasado, Carrió llevaba más de un mes insistiendo con que había que buscar una alianza con el macrismo. El puntapié inicial lo había dado en marzo del 2014, en un escenario propicio para proponer coaliciones de centroderecha, el programa de cable del periodista Mariano Grondona. Diez meses después de ese primer pronunciamiento, Lilita concretó el consabido Pacto de Palermo, aunque todavía no pudo arrastrar al resto del FAU tras de sí.

Pino: ”Tienen la bendición de EE UU”

Fernando ”Pino” Solanas fue uno de los dirigentes del Frente Amplio UNEN que más duro salió a criticar a Elisa Carrió por su pacto con el macrismo. ”Esta alianza se da con la bendición norteamericana”, aseguró Solanas en declaraciones radiales. También sostuvo que ”los que privilegian los efectos electorales son grandes traidores que sirven a que nada cambie”. Para el precandidato de Proyecto Sur, ”el problema de fondo es si se van a cambiar las causas del modelo neoliberal que tanto pregona Macri. Acá hay que marchar hacia una nueva república. Acá se comen la torta unos pocos y tenemos un 30 por ciento de pobres”. Pino destacó que ”cuando hicimos la alianza con Carrió era con otro programa. Carrió fue quien se fue corriendo”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here