Cuando Franco Macri se enteró de que lo querían citar al Congreso para que dé explicaciones sobre el escandaloso acuerdo del gobierno de su hijo Mauricio y el Correo Argentino que su holding quebró en 2001, se comunicó con Julio de Vido.
“Mirá que yo voy a prisión domiciliaria y vos no”, le advirtió Franco, amparándose en sus 86 años, al ex ministro de Planificación de los Kirchner y actual diputado nacional.
No fue casual entonces que los diputados del Frente para la Victoria no aparecieran en la conferencia de prensa que dio el resto de la oposición para citar a Oscar Aguad, a Laura Alonso y al propio Franco a la comisión de Comunicaciones, presidida por el massista Juan Brügge.
Los kirchneristas son los que más resisten por estas horas la presencia de Franco Macri en Diputados: temen que hable demás y los deje expuestos por los negocios con De Vido durante los gobiernos de Cristina y Néstor.
En el kirchnerismo temen que, como le advirtió Franco al propio De Vido, lo que diga el fundador del Grupo Socma deje más heridos del Gobierno anterior que el del actual. Incluido el propio De Vido y la ex presidenta Cristina Kirchner.
Es que Franco no ocultó durante el Gobierno anterior su “buena relación” con el kirchnerismo, con el que hizo negocios, e incluso llegó a decir, en plena campaña de su hijo Mauricio, que el presidente debía ser de La Cámpora.
En las últimas horas, el presidente de la comisión de Comunicaciones confirmó que existe una propuesta para convocar “a mediados o fines de abril” al padre del presidente y se podría formalizar el próximo jueves si logran reunir quórum.
LEÉR MÁS  El oficialismo confía en lograr el número para autorizar los allanamientos a Cristina

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here