Fracking: más de 15 países lo prohíben y 6 lo comenzaron a aplicar

Por Mariela Loncharich

El gobierno de Mendoza habilitó el fracking desde marzo a través de un decreto del gobernador Alfredo Cornejo. La medida abrió un debate en la provincia, dado que la explotación de hidrocarburos con ese método recibe fuertes críticas por posible contaminación que trae la explotación de hidrocarburos. Mientras ambientalistas aseguran que están probados los daños que provoca la práctica (motivo que llevó a prohibirla en varios países del primer mundo), desde el Ejecutivo provincial niegan que la técnica dañe el agua de la región.

El decreto aprobado por el Gobierno que permite el fracking especificó que la autoridad de aplicación sea la Secretaría de Ambiente y Ordenamiento Territorial y estableció que todo proyecto de exploración y explotación en formaciones no convencionales debe pasar por una evaluación ambiental. Los artículos de la norma exigen la adopción de un sistema cerrado de procesamiento de fluidos, y controles de la medidas preventivas para preservar aguas superficiales y subterráneas.

El abogado ambientalista Enrique Viale en unta entrevista con Perfil, dejó claramente explicado que el fracking es una técnica de explotación de hidrocarburos muy cuestionada en el mundo. “Está prohibida en Francia, en Alemania, en algunos estados de Estados Unidos, en Bulgaria, en Inglaterra. Hay muchas pruebas científicas que comprueban su contaminación”, afirmó.

“La traducción de fracking es fractura hidráulica, a través del agua y muchos químicos se fractura la roca a miles de metros de profundidad, a diferencia de los hidrocarburos convencionales que uno pincha y por la propia presión obtienen los minerales. El proceso del fracking termina con todos esos centenares de miles de litros de químicos en las aguas subterráneas, generando contaminación. De hecho el agua que les vuelve ya contaminada la dejan en pozos, generando más contaminación”, continuó el especialista.

Por su parte, Miriam Skalany, ingeniera química y directora de Protección Ambiental de la provincia, respondió a los reclamos.

Está reglametado que se utilice agua de formación, que es agua que no es apta para ningún uso. El fluído de la estimulacion es 94,5% de agua, el 5% es arena y el 0,5% de aditivos. De esos aditivos, lo poco que puede quedar está a 2500 metros de profundidad, que es donde se realiza el proceso. Es muy improbable que afecte a las napas que están a 300 metros de profundidad“, aseguró la funcionaria.

Algunos estudios que trascendieron hasta ahora, y sobretodo uno efectuado por el Departamento de Irrigación de Mendoza, designado para controlar la contaminación del agua, reveló días atrás que en la primera toma las napas de Malargüe estaban contaminadas. Esto generó un fuerte rechazo por parte de diferentes sectores de la población del sur provincial que salieron a reclamar en rechazo del uso de esta técnica.

LEÉR MÁS  El Gobierno apeló el fallo que liberó a Amado Boudou

Para responder, Skalany explicó que esos estudios fueron la “primera prueba” y que los hidrocarburos detectados eran provenientes de “la perforación del pozo inicial, en donde no habían limpiado antes de hacer la prueba”. “En las siguientes dos pruebas dio negativa la presencia de hidrocarburos, así como en la auditoría pública que realizamos“.”Se hizo una auditoria con investigadores del CONICET. Está todo probado”, concluyó la funcionaria provincial.

Cabe destacar que entre los países que han prohibido el uso de esta metodología, se encuentran: Francia, Alemania, Escocia, Irlanda, Bulgaria, algunos estados de Estados Unidos, Nueva Zelanda, Escocia, República Sudafricana,República Checa, España, Suiza, Italia, Inglaterra.

Respecto a quienes insisten en su utilización, EEUU y Canadá son los pioneros del uso de la técnica de fracturamiento de rocas. Mientras que México, China, Colombia y Argentina están en exploración.

Las acusaciones desde Alvear y las respuestas por parte del Gobierno

Tras la viralización de audios en contra desde Alvear, la directora de Protección Ambiental aclaró que la estimulación hidráulica es utilizada desde hace décadas en la provincia y que no es contaminante.

El audio que llegó desde Gral. Alvear advierte: “El circuito está armado, Mendoza es un pueblo sacrificable. Ya han armado todo el sistema. Las economías regionales tienen que desaparecer para que quede libre el agua, las industrias también tienen que desaparecer, por eso los impuestos altos”.

LEÉR MÁS  Hoy se inicia la licitación de Portezuelo del Viento

Frente a esto, salió a brindar declaraciones la misma Miriam Skalany: “Quisiera aclarar que la técnica de fractura hidráulica no implica el uso de explosivos, no implica la disolución de la roca, no se utiliza ‘un cóctel de 600 químicos altamente tóxicos’ (como dice el audio viralizado), no genera temblores ni sismos, no genera ‘ríos subterráneos de contaminantes’, no genera emisiones excesivas hacia la atmósfera y no se utilizan excesivos volúmenes de agua”, sentenció la técnica.

La profesional agregó además que “la técnica es utilizada hace más de 60 años en la provincia”. “La primera estimulación hidráulica se realizó en 1960 en el yacimiento de Barrancas”, agregó .

La funcionaria agregó que Alvear “no es un departamento hidrocarburífero sino agrícola-ganadero, sin recursos hidrocarburíferos para explotar a través del sistema de estimulación hidráulica por lo que hacer este planteo en un departamento ajeno a la realidad hidrocarburífera es bastante absurdo así como es absurdo hablar de ‘pueblos de sacrificio’, confabulación para destruir los recursos naturales , hablar de una conspiración de la desaparición del apartado productivo agrícola-ganadero industrial de la provincia”.

“Pido por favor que nos informemos; hablar desde la ignorancia es solo para generar miedo”, cerró.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here