Feroz interna en la cúpula de Cambiemos

La media sanción al proyecto de ley de despenalización del aborto provocó un fuerte debate interno en Cambiemos y sacudió desde el interbloque de Diputados hasta la cúpula del gobierno nacional.
El debate en la Cámara baja dejó en evidencia la existencia de dos bandos bien marcados, no sólo en el bloque de diputados donde la tensión fue evidente. También quedó marcada esa “grieta” en la conducción política del oficialismo.

Es que por un lado, María Eugenia Vidal y Horacio Rodríguez Larreta trabajaron para evitar que la ley salga, mientras que Marcos Peña y Jaime Durán Barba dejaron correr y casi empujaron el tema. Es lo mismo que sucede en la negociación con el peronismo, mientras los primeros tejen lazos con Massa y Pichetto, los segundos los rompen.

En este caso, la gobernadora bonaerense fue a visitar días atrás al Papa Francisco y volvió con un mensaje claro: la ley no puede salir. Según supo LPO, el líder religioso le dijo a Vidal y a Carolina Stanley que hagan lo que tengan que hacer pero que frenen el avance del proyecto. No sucedió.

En el caso de Rodríguez Larreta, fue el único de los gobernantes del oficialismo que se encargó de llamar a diputados para que no voten la ley. El jefe de gobierno porteño estaba preocupado porque entre los que se expresan en contra del aborto, el 90% es votante duro del PRO. Esto lo golpea en algunos de sus bastiones electorales, como Recoleta, donde el 80% rechaza la ley, según las encuestas que le acercaron.

LEÉR MÁS  La desocupación en el Gran Mendoza llegó al 5,5%

En la misma línea se movieron Gabriela Michetti, que hoy mismo convocó a los senadores para preparar la resistencia, y Elisa Carrió, que esta mañana amenazó con romper la coalición gobernante por la aprobación del aborto legal.

En este sector había mucha preocupación por las advertencias de la Iglesia. Días atrás, un obispo cercano al Papa reunió a algunos diputados de distintas fuerzas y les habló directamente a los del PRO. Les preguntó cómo podía ser que el Gobierno haya puesto este tema en agenda y les advirtió que estaba poniendo en riesgo a su base electoral, que asisten a sus escuelas, universidades e iglesias. Por último, les consultó cómo iba a hacer Macri para solucionar este problema. En la Iglesia están furiosos por la autorización que el Presidente le dio al ministro de Salud, Adolfo Rubinstein, para ir a defender el aborto al debate en Diputados.

En la vereda opuesta a Vidal y Larreta, Marcos Peña y Durán Barba fueron los ideólogos de haberle dado vía libre al tema, algo que fue pensado para poner temas sociales en la agenda hasta que se acomode la economía.

En la Rosada dicen que ni el jefe de Gabinete ni Rogelio Frigerio operaron para sacar la ley, por una orden directa de Macri. Pero en la Iglesia no pasó desapercibido que la esposa de Peña haya difundido su apoyo a la despenalización. Quienes sí jugaron y muy fuerte por la ley fueron Patricia Bullrich y Humberto Schiavoni, que incluso habrían logrado torcer algún voto durante la madrugada.

LEÉR MÁS  Los jubilados apenas cubren el 40% de la Canasta Básica

Como sea, en el Gobierno están aliviados con el resultado de la votación. Si bien en un principio lo pensaron como un distractivo y creían que no tendría apoyo suficiente, la impresionante movilización social a favor de la norma los terminó convenciendo de que lo mejor era la aprobación.

Se trata de un debate interno que se dio hasta los últimos días y, de hecho, Macri recién sobre el final se convenció de que lo mejor era que avance. La lectura que se hizo en el gobierno es que si el “no” ganaba por mucha diferencia no habría consecuencias, pero si el resultado era ajustado Macri quedaría expuesto por no haber movido a su bloque, donde el rechazo fue mayoritario. Para peor, la movilización se mantendría en un contexto económico y político donde no hay buenas noticias para dar.

La contracara es que la aprobación del aborto golpea al oficialismo en su voto duro. En la Rosada admiten esto pero lo relativizan porque -dicen- todavía falta mucho para las elecciones y tienen tiempo para recuperarse. Además, creen que ese votante tampoco tiene opciones electorales para volcarse. (LPO)

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here