En su extensa declaración del viernes, el financista Leonardo Fariña desvinculó a la ex presidenta Cristina Kirchner de la red de fuga y lavado de activos conocida como la ruta del dinero K. El ex marido de Karina Jelinek argumentó que la cantidad de obra pública asignada a Lázaro Báez descendió significativamente a partir de la muerte de Néstor Kirchner.

Fariña, detenido en el penal de Ezeiza desde hace dos años, no presentó documentación, solo un manuscrito de cinco páginas. Allí, el ”valijero” nombra a Cristina Kirchner pero para despegarla de las maniobras de fuga de dinero.

LEÉR MÁS  Procesaron a un científico del Conicet por el diseño del inventario de glaciares

Ante ese escenario, fuentes judiciales admitieron que la imputación formulada por Guillermo Marijuán a Cristina Kirchner se debió más a ”intenciones políticas” que a fundamentos estrictamente jurídicos. A su vez, llamó la atención que el fiscal no solicitase investigar al ex titular de la AFIP, Ricardo Echegaray, dado que en su declaración Fariña apuntó al ente recaudador como parte de la operatoria.

LEÉR MÁS  Zannini le envió una carta a Cristina desde Ezeiza

Siempre, según el testimonio de Fariña y de acuerdo a fuentes con acceso al expediente, la embajada de los Estados Unidos advirtió a la ex presidenta de los movimientos sospechosos de Lázaro Báez. La sede diplomática habría visto cambios sospechosos en el mercado negro del euro que le habrían alertado que algo raro ocurría.

LEÉR MÁS  Macri planea recortar 20% de los cargos políticos

A partir de ese aviso, Cristina le habría cuestionado a Lázaro Báez esas acciones, algo que el empresario le negó. Sin embargo, y siempre según las palabras del comisionista, luego Báez le ordenó a Fariña cesar con esos movimientos financieros.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here