Un informe de Diario Somos dio cuenta de la gran diferencia que hay entre los fondos recibidos y presupuestados para el Instituto Provincial de la Vivienda, frente a la cantidad de viviendas realmente construidas en Mendoza durante los últimos dos años.
En este sentido, el total de dinero que estaba “previsto” destinar al Instituto Provincial de la Vivienda (IPV) en estos cuatro años era de $3.114.000 millones. De esa cifra, el organismo solo ha recibido para invertir en vivienda hasta ahora el 3.37%. La pregunta apunta a conocer en qué arcas se encuentra ese dinero y qué destino ha tenido hasta ahora.

El ex presidente del IPV y diputado provincial (PJ), Omar Parisi, dialogó con Diario Somos al respecto y brindó declaraciones tras la repercusión de la nota que publicó nuestro medio sobre el presupuesto millonario que no ingresó al Instituto Provincial de la Vivienda.

En este marco, el funcionario ratificó las cifras que difundió nuestro medio sobre la situación financiera actual del organismo. Al respecto, manifestó: “Es impecable el informe que ustedes han presentado ayer. Los números que difundieron son perfectos, no hay un número que no sea la realidad del IPV. Porque precisamente se viven haciendo declaraciones permanentes de que el orden del IPV ha llevado a mejoras. Pero la verdad es que el orden del IPV lo habrán llevado arriba de una mesa, porque cuando uno ordena tiene las condiciones y ellos que han tenido dinero asignado, no han construido una casa nueva, no hay un proyecto nuevo y no hay presentación de un proyecto efectivo a futuro”.

Semanas atrás, desde la oposición presentaron un pedido de informe en la Legislatura para que se detallen las casas que se construyeron durante la gestión de Cambiemos. En medio de estas acusaciones, el actual titular del IPV, Damián Salamone, dijo que se dedicaron el primer tiempo a reordenar las obras y a pagar las deudas de la gestión que dejó “Paco” Pérez.

“Encontramos a un IPV prácticamente con todas las obras paralizadas. El gran trabajo que hicimos fue pagar toda la deuda que teníamos, hasta el día de hoy producto de esa mala administración estamos pagando gastos operativos y lo primero que hicimos es reordenar y pactar obra por obra, plan de trabajo para poder sanear todas esas obras”, había respondido Salamone.

Lo cierto, es que las cifras que se confirmaron oficialmente en esos momentos, no se corresponden de alguna manera con las respuestas del actual titular del organismo, teniendo en cuenta que la deuda provincial que tenía el IPV al finalizar la gestión de Francisco Pérez era de $300 millones. Respecto a las declaraciones de Salamone, Parisi ratificó: “La deuda provincial que dejamos nosotros fue de $300 millones de obra en el IPV para la construcción de viviendas pendientes que habían hecho los empresarios y no se las pude pagar porque no tenía la plata, no me ingresaba, no teníamos presupuesto, no teníamos nada de las herramientas”, aclaró.

Además de eso, el ex titular del IPV señaló durante la gestión anterior también había una deuda nacional de dinero que no enviaron de $200 millones y que debía ingresar al organismo. “A nosotros nos dejaron de mandar plata en el mes de septiembre de 2015 al IPV desde el Gobierno nacional. Entonces, en total quedaron pendientes $500 millones, de eso, los $300 millones de pesos de deuda provincial fue lo que pagaron con el bono en Mendoza. El bono provincial lo pagaron en el mes de enero cuando asumieron, el cual fue de $300 millones que le dieron a todos los empresarios para cancelar la deuda que había quedado en el IPV. Incluso a ese bono lo fueron pagando en cuotas digamos”, detalló Parisi.

De acuerdo al informe que elaboró Diario Somos, a los fondos presupuestados en $3.114.000 millones para la construcción de viviendas, en los primeros siete meses de gestión, el gobierno de Mauricio Macri transfirió a través del ministro del Interior, Rogelio Frigerio, mayor cantidad de recursos a cinco provincias. Entre ellas, Mendoza también recibió $ 2.035 millones con el objetivo de invertirlos, entre otras cosas, en la construcción de viviendas. “Esa era plata fresca que era para continuar con los proyectos. La deuda que tenían con los proveedores la pagaron con un bono, la plata que vino de la Nación la tenían que meter a obra porque la deuda ya la habían cancelado con los proveedores”, afirmó el funcionario.

Cuando le consultamos dónde podría haber quedado ese dinero que estaba destinado, dijo “no tengo idea”. “Los números con la inflación son difíciles para calcular, pero no pueden decir que han estado durante dos años y medio ordenando la deuda. La deuda la ordenaron en el mes de enero, de allí en más hubieran construido. Nosotros dejamos 3.500 casas en construcción y 5 mil casas con financiamiento y el proyecto terminado, o sea construidas”, detalló.

Esta información fue confirmada por el mismo Cornejo en un anuncio, donde había detallado que para el Gobierno la meta era un promedio de entrega de 9.000 casas al finalizar sus cuatro años de gestión, ya que en la gestión anterior habían terminado solo 5 mil casas.

Según las declaraciones que realizó Cornejo tiempo atrás sobre el objetivo del Gobierno era entregar 2.500 casas por año, “sin incluir en este número mejoras habitacionales ni arreglos, es decir 2.500 casas que comiencen desde cero y terminen totalmente construidas”. En este sentido, según Parisi estos anuncios quedaron atrás.

“En el primer discurso, Cornejo dijo que él iba a entregar 2.500 casas por año y ha entregado 2.630 en dos años y medio, de casas que estaban iniciadas. Y nosotros dejamos 3.500 en construcción, todavía no termina las casas que nosotros dejamos para terminar”, sentenció.

En este sentido, Parisi explica también que de las 3.500 casas que quedaron por terminar, casi todas tenían entre un 60% y 90% de avance. “Había casas que estaban al 90%, es decir ya estaban para entregar, había casas que estaban al 80%, al 60%. Pero una casa que está al 90% a lo mejor le hace falta $100 mil para terminarla, o sea casi nada de inversión”, detalló.

Como demostró Diario Somos, entre los aportes de la Provincia, el plan Hábitat, el FONAVI, el Programa de desarrollo urbano de la provincia, solo ingresaron al Instituto Provincial de la Vivienda apenas $105 millones hasta la fecha. En función de esto, habría que rever el destino que se le habría dado a alrededor de $3 mil millones que faltan y no ingresaron al IPV. “Los fondos que presupuestaron no sé realmente qué paso. Yo no sé si lo tienen en las cuentas del IPV o los tienen en una cuenta bancaria y no los han utilizado o se ha utilizado para otra cosa. Ese es un control que también tiene que ejercer el Tribunal de Cuentas”, manifestó.

Respecto a la gestión de Salamone al frente del organismo, Parisi opinó: “La verdad que vamos a poner las cosas claras, si yo hubiera tenido esa plata y las facilidades que tuvo Salamone para poder gestionar , nosotros hubiésemos entregado cerca de 10 mil casas en los cuatro años”, apuntó y destacó: “Cuando termine la gestión realmente vamos a poder evaluar qué es lo que hizo uno y qué es lo que hizo el otro, y contrastar números. Porque la discusión de que yo ordeno y demás, bueno está bien pero ¿llevás dos años y medio ordenando? Nosotros hicimos proyectos sin plata porque no tuvimos ni presupuesto ni créditos, pero ahora, no dejamos de hacer que es lo que tiene que hacer el IPV que es hacer proyectos”.

Por otro lado, cuestionó que “a Cornejo se le han aprobado $35 mil millones de pesos de deuda en dos años y medio ¿dónde fue esa plata si no ha ido a la vivienda? ¿dónde fue o dónde está?”.

“Según ellos, lo que han hecho es ordenar y tienen plata. Pero la realidad es que lo que han hecho es sumir al IPV en una depresión y en una falta de trabajo total. Si hablás con cualquier empleado del IPV de áreas técnicas o áreas financieras y le preguntás en qué están trabajando hoy y te van a decir que hoy no hacen nada”, aseguró.

Por último, entre los fondos nacionales previstos para construir viviendas, con el Fondo Nacional de la Vivienda se generó polémica en varias provincias. El dinero que debería haber recibido Mendoza para construir fue presupuestado en $658 millones. De ese número, solo ingresó al IPV un total de 100 millones de pesos hasta ahora. “Respecto al FONAVI, vamos a hacer un pedido de informe a nivel nacional porque el FONAVI surge del impuesto a los combustibles para la construcción de viviendas. O sea que esa plata la Nación la cobra pero no la está enviando al fin que la tiene que enviar, que es la construcción de viviendas”, aseguró.

“La única verdad es la realidad, y la realidad es que en dos años y medio no han hecho una casa propia y no han podido terminar lo que nosotros dejamos”, completó Parisi.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here