Europa logró un acuerdo para tratar de salvar al euro

 

 

El presidente del Consejo Europeo, Herman Van Rompuy, dejó muy claro que el acuerdo alcanzado era de mucho menor calibre al planteado por Francia y Alemania, ya que es paralelo al tratado de la UE -es decir, no lo modifica- dado que se concretó al margen de las instituciones comunitarias.

 

”Los 17 miembros de la Eurozona, sumados a otros seis, alcanzaron un acuerdo intergubernamental”, declaró Van Rompuy al cabo de una maratónica negociación de más de diez horas que culminó esta madrugada.

 

Alemania, Francia y el Banco Central Europeo (BCE) aseguraron que la ”cumbre del todo o nada”, como se definió la reunión celebrada en Bruselas, había logrado buenos resultados, según las informaciones distribuidas por las agencias Europa Press y DPA.

 

Sin embargo, en la cita no se logró la refundación de Europa, como lo pretendían París y Berlín al plantear una reforma del tratado de la UE. En realidad, sintetizó el Reino Unido, la cumbre estuvo signada por grandes desacuerdos.

 

”Fue imposible lograr unanimidad”, dijo el presidente de la Comisión Europea, José Barroso, al reconocer el fracaso de un acuerdo comunitario.

 

”Hubiéramos preferido un acuerdo de 27” países de la UE, explicó el presidente francés, Nicolas Sarkozy. ”Pero no fue posible debido a nuestros amigos británicos”, argumentó.

 

Concretamente, el Reino Unido, Suecia, Hungría y la República Checa no respaldaron el acuerdo, mostrando una vez más las divisiones que cuartean el bloque europeo.

LEÉR MÁS  Ordenaron la excarcelación del ex vicepresidente Boudou

 

El primer ministro británico, David Cameron, había amenazado con vetar todo cambio del tratado constitutivo de la UE, llamado tratado de Lisboa, que no tuviera en cuenta los intereses de su país, sede del mayor distrito financiero europeo.

 

”Si no podemos obtener salvaguardas, es mejor quedarse afuera”, afirmó el dirigente conservador, cuyo partido es un firme opositor al ingreso del Reino Unido a la eurozona.

 

”Fue una decisión difícil, pero buena”, declaró Cameron, cuyos partidarios acusan a la eurozona, el principal socio comercial del país, de los males de la economía británica.

 

En cambio, la canciller alemana, Angela Merkel, se mostró optimista al asegurar que el acuerdo alcanzado, que será formalizado en marzo, permitirá restaurar la ?credibilidad? del euro.

 

Tanto Merkel como su colega Sarkozy proponían una reforma del tratado de Lisboa para incluir la imposición de sanciones automáticas a los países cuyo déficit supere el 3% del Producto Bruto Interno (PBI).

 

Pero en lugar de este endurecimiento fiscal al que se debía sujetar toda la comunidad, sólo se lograron acuerdos de menor peso y amplitud, dado que regirá sólo para los países que lo suscriban y no para toda la comunidad.

 

Uno de ellos es reforzar al Fondo Monetario Internacional (FMI) con cerca de 200.000 millones de euros, ”en forma de préstamos bilaterales” -y no de la UE-, de manera que pueda socorrer a los países de la eurozona en crisis.

LEÉR MÁS  Un “botín sindical” que la DGE quiere quitarle al SUTE

 

También acordaron potenciar los mecanismos financieros de la región.

 

Por ejemplo, el Banco Central Europeo (BCE) manejará al fondo de rescate europeo (FEEF) y al futuro Mecanismo Europeo de Estabilidad (MEDE), el que debe entrar en funcionamiento en julio de 2012 con fondos por unos 500.000 millones de euros.

 

En la cumbre también se propuso que el BCE intervenga más en los mercados de deuda, comprando bonos emitidos por los países amenazados, pero el presidente de la institución, Mario Draghi, no aceptó ningún compromiso de ese tenor.

 

Los europeos descartaron, además, la participación del sector privado en las reestructuraciones de deudas, como se exigió en el caso griego, debido a los efectos negativos que la medida tuvo en los mercados.

 

Pero a la vez no lograron acordar la emisión de eurobonos, medida paliativa reclamada por las economías más amenazadas, y se ignora si Francia y Alemania finalmente lograrán imponer castigos automáticos a los que no cumplan con las metas fiscales acordadas.

 

Aunque algunos interpretaron que se había logrado reforzar el euro, como dijo la ministra francesa de Presupuesto, Valerie Pecresse, las agencias de calificación lo pusieron en duda y los mercados saludaron la cumbre con una apertura a la baja.

 

En una decisión que seguramente será imitada y ampliada a otras instituciones y países, Moody´s rebajó este viernes el rating crediticio de los tres bancos más importantes de Francia: BNP Paribas, Société Générale y Crédit Agricole.

Telam

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here