Tatiana, quien realiza el tercer año de la carrera de Artes Audiovisuales en la Universidad Nacional de Avellaneda, expresó que el Progresar es una medida “de gran ayuda” y “una iniciativa del Estado que permite que se incorporen chicos a la universidad, pero también para aquellos que quieran completar sus estudios primarios o secundarios, incluso terciarios”.

La joven, de 24 años, quien trabaja en “un call center tercerizado del Banco Francés durante seis horas, seis días a la semana”, y cobra 3800 pesos, destacó que “mi carrera es cara”, ya que “en las materias que son de práctica tenemos varios insumos que utilizar, como por ejemplo, la impresión de fotos, la compra de DVDs, o el alquiler de equipos de grabación cuando realizamos trabajos fuera de la facultad”.

“La impresión de fotos oscila entre 6 y 8 pesos, y quizás para un trabajo práctico debemos imprimir unas 10 imágenes”, y para la realización de videos “utilizamos un DVD por cuatrimestre, de 5 pesos”, pero “cuando realizamos filmaciones por fuera de la facultad, hemos gastado hasta 500 pesos cada integrante de un grupo de cuatro, entre alquiler de equipos, viáticos y comida”.

Tatiana concurre a la facultad tres veces por semana y el costo del colectivo es de 6 pesos por viaje, por lo que requiere de $36 para concurrir a la facultad; y en comida, “a las 8 de la noche, gasto 10 pesos en gaseosa y 6 pesos en un sándwich de miga”, es decir, 48 pesos semanales.

LEÉR MÁS  “Portezuelo del Viento es una obra vital para Mendoza”

“Creo que el Progresar es importante, especialmente para las próximas generaciones, para los chicos que son el futuro, cuyos padres vienen de una década de neoliberalismo”, expresó la joven en diálogo con Télam.

Rocío, de 21 años, quien estudia Farmacia en la Universidad de Buenos Aires, sostuvo que “para carreras como la mía alcanzan y sobran los 600 pesos que otorga el Progresar” porque “si bien es una carrera que requiere de insumos de laboratorio, por política de la Facultad ese recurso lo ponen ellos”.

Rocío está en segundo año de la carrera y actualmente realiza dos materias por cuatrimestre, en las cuales utiliza apuntes llamados “guías” en donde “tenés ejercicios para practicar”, que “no te salen más de 20 pesos, y utilizamos uno o dos por cuatrimestre”.

“También utilizamos fotocopias de libros, que salen algo así como 80 pesos, y son necesarios porque los profesores se basan en esa información para dictar clases”, afirmó, en diálogo con Télam.

También relató que “para las materias de laboratorio utilizamos delantales”, que “los comprás una vez y con suerte te duran toda la carrera”, a $220 (el de la marca Arciel), y también “una calculadora científica, necesaria para muchas de las materias”, como por ejemplo una marca Casio, que ronda los 100 pesos.

LEÉR MÁS  Polémica por la compra de 50 mil durmientes de quebracho colorado

“Estoy muy contenta con el anuncio que lanzó la Presidenta, porque es el Estado el que le da la posibilidad a otros chicos de que puedan estudiar como lo hago yo”, sostuvo, y agregó: “El Progresar significa más inclusión y me pone feliz de saber que este año probablemente tenga más compañeros que estudien lo mismo que yo, que es algo que me apasiona”.

Todo estudiante universitario, de cualquier carrera, requiere de ciertos insumos básicos como cuadernos rayados (el de marca América, por ejemplo, cuesta alrededor de 10 pesos), lapiceras –las Bic cuestan $4,5 cada una- y resaltadores, que tienen un costo de 6,50 pesos: es decir que, para comenzar el año lectivo, se requieren unos 21 pesos por materia –contando cuaderno, lapicera y resaltador-.

También algunos recursos necesarios son una mochila (la de marca Adidas sale $240), un pendrive, como por ejemplo el de 16 gigas marca Kingston a $129, y una conexión a internet, cuyo costo en Capital Federal ronda los $200 pesos, según la empresa contratada.

Leonardo, profesor de Taller de Redacción Periodística en la carrera de Periodismo de la Facultad de Lomas de Zamora, sostuvo que “si bien se incrementó la matrícula en estos últimos años, si hay un refuerzo como el que propone el Progresar, estimo que muchos chicos más podrán acceder a las carreras universitarias”.

LEÉR MÁS  Senadores pampeanos rechazan el laudo presidencial de Mauricio Macri

“El trámite para ingresar es simple, y eso va a redundar en que sea más fácil el acceso”, dijo a Télam el profesor, y “el hecho de que sea el Estado el que se esté ocupando de la gente que más lo necesita es fundamental”.

El docente sostuvo que vio “situaciones de deserción en la facultad que se deben a la falta de tiempo por carga laboral, o por falta de recursos”, e incluso “por mamás que no tienen en dónde dejar a sus hijos y los llevan también a clases”.

Es por eso que también elogió “la posibilidad que brindará el Estado a aquellas madres y padres que, si lo requieren, podrán dejar a sus chicos en guarderías”, para que ellos “puedan dedicarse únicamente al estudio y no a ver si su hijo corre en el aula”.

Por último, afirmó que “lo que da este programa es la chance de la presencia en la universidad”, porque “a un chico que ingresa a una carrera, aunque la siga uno o dos años solamente, se le abre la cabeza en un montón de cosas”, es por eso que al plantear un régimen de presentación de constancia de estudios, el Progresar también fomenta “la conciencia de la perseverancia”.

Fuente: Telam

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here