Cronicas militantes por Diego Diamelio

Otra vez una coyuntura electoral nos estaba comiendo la cabeza, otra vez sentíamos que el destino grande de nuestra Patria se estaba poniendo en juego en una elección entre dos proyectos políticos totalmente antagónicos, uno el de la redistribución de las riquezas, el de la integración Latinoamericana, el que pone al pueblo, a la clase trabajadora, a los humildes y a los jóvenes como columna vertebral del movimiento de liberación y el otro, de matriz liberal, el de volver al pasado, donde unos pocos son los privilegiados, donde el estado es garante de ampliar cada vez mas la brecha social de clases, el que excluye y margina a los descamisados de la Patria, resumido el de Chávez y el de Capriles.

Nos atrevemos a pensar estos comicios con una perspectiva mucho más grande de la que los medios (que desinforman) y las fuerzas del retroceso nos quieren hacer ver. Entendemos el rol geopolítico que tiene la Republica Bolivariana de Venezuela en marco de la integración latinoamericana, sabiendo que dependía de los resultados de estas elecciones la continuidad de un proyecto de Patria Grande como también dependió en las elecciones del octubre pasado en Argentina. Sabíamos que en estas elecciones no solo el pueblo venezolano se jugaba la continuidad de un proyecto político, sino que en estas elecciones para Argentina se jugaba la continuidad del proyecto político que allá por el 2003 fue el que puso las manos en el fuego por el proyecto que Néstor comenzaba y nos libro del sometimiento al Fondo Monetario Internacional o el que en el 2005 nos dio la posibilidad de poder decirle que no al Alca.

Por suerte, hace un mes tuve la posibilidad de estar en la republica hermana y ver con mis propios ojos una realidad no muy distinta a la que imaginaba, en la que el pueblo Venezolano es el artífice de su propio destino y tiene participación real en la toma de decisiones.

Ahora poniéndome en la posición de cualquier ciudadano ajeno a las políticas de Chávez, ajeno a los caminos recorridos de la revolución bolivariana transitados desde el 98 hasta estos días realmente hubiese pensado que iban a ser una elecciones ajustadas, que Capriles iba a ser el salvador del pueblo sacándolos de la dictadura comunista y que Venezuela volvería al ruedo internacional sometiéndose a las recetas del FMI y a las políticas impuestas por Washington. Ahí vuelven a tener un papel preponderante los medios de comunicación, con intereses de por medio e intentando garantizar la victoria del postor que garantice la expansión de sus mercados y la posibilidad de llenarse los bolsillos con el sudor de los mas humildes. También pensaba porque el Grupo Clarín estaría marcando tan a fondo su postura, y no hace falta investigar mucho para saber que todo esta digitado desde el imperio yanqui, que el grupo de medios del cual es dueño el padre de Capriles (el Magnetto venezolano) y el Grupo Clarín tienen accionarios en común como la Goldman Sachs, la banca de Rockefeller o la JP Morgan los cuales ven afectados sus intereses a medida que estos procesos se profundizan. Y ahí vemos claramente en Argentina lo que son capaces de hacer los monopolios mediáticos con tal de no perder privilegios, revisando la historia no muy lejana podemos ver la participación de la familias Herrera de Noble, los Mitre entre otras en el golpe cívico-militar de del 76, en la participación activa del robo sistemático de bebes, o en la actualidad fogoneando y ejecutando maniobras destituyentes contra el proyecto que conduce Cristina Fernández de Kirchner no solo por la próxima aplicación de la Ley de medios y servicios audiovisuales sino por el rumbo popular y antimonopólico que lleva este adelante.

LEÉR MÁS  CGT Mendoza: “Con la reforma previsional, los jubilados pierden un sueldo por año”

Sinceramente la victoria del comandante era mas que esperada y sabida por todos aquellos que sabemos, mas allá de lo que nos dicen los medios, que Venezuela esta transitando un verdadero camino emancipatorio y de lucha anti imperialista que tiene como único protagonista y beneficiario al pueblo.

Ahora solo queda seguir avanzando hacia esa Patria que tanto soñamos, a esa Patria Grande por la que San Martin, Bolívar y Néstor dieron sus vidas y que gracias a Chávez y Cristina estamos tan cerca de construir.

Si el presente es de lucha, el futuro es nuestro.

LEÉR MÁS  El Gobierno insistirá tratar el lunes la reforma jubilatoria

Viviremos y Venceremos!

Otra vez una coyuntura electoral nos estaba comiendo la cabeza, otra vez sentíamos que el destino grande de nuestra Patria se estaba poniendo en juego en una elección entre dos proyectos políticos totalmente antagónicos, uno el de la redistribución de las riquezas, el de la integración Latinoamericana, el que pone al pueblo, a la clase trabajadora, a los humildes y a los jóvenes como columna vertebral del movimiento de liberación y el otro, de matriz liberal, el de volver al pasado, donde unos pocos son los privilegiados, donde el estado es garante de ampliar cada vez mas la brecha social de clases, el que excluye y margina a los descamisados de la Patria, resumido el de Chávez y el de Capriles.

Nos atrevemos a pensar estos comicios con una perspectiva mucho más grande de la que los medios (que desinforman) y las fuerzas del retroceso nos quieren hacer ver. Entendemos el rol geopolítico que tiene la Republica Bolivariana de Venezuela en marco de la integración latinoamericana, sabiendo que dependía de los resultados de estas elecciones la continuidad de un proyecto de Patria Grande como también dependió en las elecciones del octubre pasado en Argentina. Sabíamos que en estas elecciones no solo el pueblo venezolano se jugaba la continuidad de un proyecto político, sino que en estas elecciones para Argentina se jugaba la continuidad del proyecto político que allá por el 2003 fue el que puso las manos en el fuego por el proyecto que Néstor comenzaba y nos libro del sometimiento al Fondo Monetario Internacional o el que en el 2005 nos dio la posibilidad de poder decirle que no al Alca.

Por suerte, hace un mes tuve la posibilidad de estar en la republica hermana y ver con mis propios ojos una realidad no muy distinta a la que imaginaba, en la que el pueblo Venezolano es el artífice de su propio destino y tiene participación real en la toma de decisiones.

Ahora poniéndome en la posición de cualquier ciudadano ajeno a las políticas de Chávez, ajeno a los caminos recorridos de la revolución bolivariana transitados desde el 98 hasta estos días realmente hubiese pensado que iban a ser una elecciones ajustadas, que Capriles iba a ser el salvador del pueblo sacándolos de la dictadura comunista y que Venezuela volvería al ruedo internacional sometiéndose a las recetas del FMI y a las políticas impuestas por Washington. Ahí vuelven a tener un papel preponderante los medios de comunicación, con intereses de por medio e intentando garantizar la victoria del postor que garantice la expansión de sus mercados y la posibilidad de llenarse los bolsillos con el sudor de los mas humildes. También pensaba porque el Grupo Clarín estaría marcando tan a fondo su postura, y no hace falta investigar mucho para saber que todo esta digitado desde el imperio yanqui, que el grupo de medios del cual es dueño el padre de Capriles (el Magnetto venezolano) y el Grupo Clarín tienen accionarios en común como la Goldman Sachs, la banca de Rockefeller o la JP Morgan los cuales ven afectados sus intereses a medida que estos procesos se profundizan. Y ahí vemos claramente en Argentina lo que son capaces de hacer los monopolios mediáticos con tal de no perder privilegios, revisando la historia no muy lejana podemos ver la participación de la familias Herrera de Noble, los Mitre entre otras en el golpe cívico-militar de del 76, en la participación activa del robo sistemático de bebes, o en la actualidad fogoneando y ejecutando maniobras destituyentes contra el proyecto que conduce Cristina Fernández de Kirchner no solo por la próxima aplicación de la Ley de medios y servicios audiovisuales sino por el rumbo popular y antimonopólico que lleva este adelante.

LEÉR MÁS  El Gobierno insistirá tratar el lunes la reforma jubilatoria

Sinceramente la victoria del comandante era mas que esperada y sabida por todos aquellos que sabemos, mas allá de lo que nos dicen los medios, que Venezuela esta transitando un verdadero camino emancipatorio y de lucha anti imperialista que tiene como único protagonista y beneficiario al pueblo.

Ahora solo queda seguir avanzando hacia esa Patria que tanto soñamos, a esa Patria Grande por la que San Martin, Bolívar y Néstor dieron sus vidas y que gracias a Chávez y Cristina estamos tan cerca de construir.

Si el presente es de lucha, el futuro es nuestro.

Viviremos y Venceremos!

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here