Los sindicatos iniciaron hoy sus movilizaciones con concentraciones en Palma de Mallorca, Valencia y Zaragoza, aunque mañana será un día más fuerte con protestas en una veintena de ciudades, entre ellas Barcelona Santander, Almería, Córdoba, Granda, Málaga, Sevilla y Pamplona.

 

Las protestas tendrán lugar en la víspera de la votación de la polémica reforma del Congreso de Diputados. El lema de los seguidores será: ”No a esta reforma de la Constitución. Abajo el orden de los mercados y el capital”, que partirá desde Atocha hasta el Congreso de Diputados, según acordaron en una asamblea celebrada en la víspera en la emblemática Puerta del Sol.

LEÉR MÁS  De Vido llamó a la “movilización del peronismo”

 

Los indignados se sumarán a la jornada de protestas que habían convocado previamente las dos centrales sindicales mayoritarias de España, Comisiones Obreras (CCOO) y Unión General de Trabajadores (UGT), junto con un centenar de organizaciones sociales en distintas ciudades del país.

 

El domingo pasado, miles de seguidores de este movimiento salieron a las calles en una decena de ciudades, con Madrid y Barcelona a la cabeza, para expresar su rechazo a la reforma constitucional y exigir un referendo.

LEÉR MÁS  El ejecutivo nacional eliminará 600 nombramientos políticos

 

La reforma es ”necesaria y está dando y va a dar resultados positivos para la confianza, la estabilidad y el futuro de la credibilidad de España”, dijo hoy el presidente del gobierno José Luis Rodríguez Zapatero, al defender la iniciativa en una conferencia de prensa junto al primer ministro portugués, Pedro Passos Coelho.

 

La reforma pactada entre el PSOE y el PP modifica el artículo 135 de la Carta Magna para introducir el principio de estabilidad financiera en las cuentas públicas y fijar un límite al déficit en una futura ley orgánica.

LEÉR MÁS  Cornejo defendió las reformas y apuntó a quienes se oponen: “Toman posiciones políticas sin estar informados”

 

Zapatero y el líder opositor del PP, Mariano Rajoy, descartan la celebración de un referendo porque aseguran que la reforma no ”toca” derechos fundamentales.

 

La consulta podría llevarse a cabo si así lo solicitan un 10% de diputados (35) o senadores (27), pero los grupos opositores nacionalistas y de izquierda no son suficientes. Necesitarían el apoyo de varios legisladores socialistas, algo poco probable a pesar de que existen disidentes.

Infobae

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here