En medio de su interna con Sanz, Cobos vuelve a asociarse con la Mesa de Enlace

Cinco años después del ”voto no positivo”, el ex vicepresidente de la Nación, Julio Cobos, volvió a abrazarse con los miembros de la Mesa de Enlace. Mucho pasó desde aquella madrugada en que el mendocino se desentendió de su papel de representante del gobierno nacional en la Cámara Alta y votó en contra del proyecto del Ejecutivo nacional para dotar de movilidad a las retenciones que se aplican a las exportaciones de granos.

De la noche a la mañana Cobos se convirtió en el hombre que capaz de frenar al gobierno nacional. Casi sin esperarlo amaneció presidenciable y ocupó un incómodo lugar como opositor dentro del gobierno. Sin embargo poco le duraron aquellas mieles. Decidido a no convertirse en otro radical más en abandonar el poder antes del vencimiento de su mandato se mantuvo en una posición imposible que fue poco a poco licuando su figura.

Así, los comicios de 2011 encontraron a Cobos lejos de todo armado político. Su capital político había desaparecido, y sin siquiera poder competir por una concejalía en su Mendoza natal, Cobos se alejó de la función pública para retomar la actividad privada como ingeniero.

LEÉR MÁS  La nueva titular de la Coalición Cívica confirmó que seguirán en Cambia Mendoza

Pero así como en 2011 había pasado al ostracismo, 2013 fue el año de su resurgimiento. En las Legislativas del pasado 27 de octubre obtuvo un contundente 48% de los votos que no sólo le permitió regresar al Parlamento, esta vez como diputado nacional, si no que sirvió para revitalizar a la disminuida Unión Cívica Radical (UCR).

Ahora Cobos va por la revancha y ya no oculta sus ambiciones presidenciales. Sabe que dentro del radicalismo nadie puede mostrar un nivel de respaldo similar al que le brindaron sus coterráneos en octubre. Con el ex candidato presidencial en 2001, Ricardo Alfonsín ya al margen de la posibilidad de encabezar una fórmula en 2015 sólo Ernesto Sanz se anima a esa posibilidad dentro del centenario partido.

En el marco de esa disputa, y en momentos en que la siempre distante relación entre las principales entidades agrarias y el gobierno volvió a tensarse tras la decisión del Ejecutivo nacional de liberar de manera gradual y paulatina sólo 1,5 millón de toneladas de trigo para la exportación, Cobos volvió a abrazarse con quienes lo habían convertido en presidenciable en 2008.

LEÉR MÁS  Cambia Mendoza se mostró unido para celebrar los 35 años de democracia

La imagen es también más un mensaje para propios que ajenos. Sanz y el ya lanzado a la carrera hacia la Casa Rosada, Hermes Binner, buscan cerrar un acuerdo que una de cara a 2015 a todo el sector de la centroizquierda. Para ello, los referentes del radicalismo y del FAP se mostraron juntos semanas atrás en la ciudad de Rosario e hicieron lo propio el martes pasado en la ciudad balnearia de Mar del Plata. A ninguno de los dos encuentro fueron convocados ni Cobos, ni el referente de UNEN, Fernando ”Pino” Solanas.

El ex vicepresidente reclamó que se amplíe la base de un acuerdo que agrupe a toda la centroizquierda, sin embargo desde los sectores que lideran Sanz y Binner no llegó todavía ninguna respuesta.

A más de un año y medio de los comicios, y a pesar de los declamados llamados a la unidad, la centroizquierda muestra por el momento más fisuras que vocación de confluencia. Mientras tanto Cobos, junto a la Mesa de Enlace, envía su mensaje.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here