En la bóveda de Cristina había carpetas de inteligencia sobre Bonadio y la exmujer de Nisman

Las fuerzas federales y los funcionarios judiciales que allanaron el sábado la casa de los Kirchner en El Calafate, Santa Cruz, encontraron una bóveda con una puerta metálica reforzada. Si bien hasta el momento no se había encontrado dinero en efectivo, sí se halló un material extraordinario en ese habitáculo ubicado debajo de una escalera.

Allí había pendrives y carpetas con información de inteligencia; folios con datos, direcciones y otros detalles (que no trascendieron) sobre, nada más ni nada menos, el juez que investiga el caso cuadernos K y que procesó y elevó a juicio oral otros expedientes contra la ex presidenta Cristina Kirchner: Claudio Bonadio.

En la bóveda había, además de información privada sobre otros dirigentes, un “carpetazo” sobre la ex esposa y madre de las hijas de Alberto Nisman, Sandra Arroyo Salgado.
¿Para qué tenían allí los Kirchner esa información recolectada a través de métodos que nadie estudió todavía?
Clarín está en condiciones de afirmar que esa puerta no es la que tenía originalmente la casa cuando se construyó. Fue cambiada por otra mucho más resistente por pedido de los propietarios de la casa para resguardar objetos que debían estar bien guardados.
Los especialistas que trabajaron en este allanamiento notaron además que las paredes que rodean a esa bóveda, de 2,8 metros de ancho, 1,8 metros de profundidad, y 2,20 metros de alto, eran, al menos hasta anoche, irrompible.
Dentro de la bóveda calafateña había estantes. Allí estaban los folios sobre Bonadio y Arroyo Salgado y también se habrían encontraron pendrives con información que comenzaron a analizar los especialistas.

Ninguno de los investigadores del caso de los cuadernos había imaginado que elementos de este estilo podían estar en esa casa patagónica.  Es un descubrimiento sorpresivo y de consecuencias y alcances aun imposibles de establecer.
El arquitecto que diseñó desde cero ese inmueble, en el que Néstor Kirchner murió en octubre del 2010, se llama Ernesto Cañas. Trabajó con profesionalismo en esa construcción. Utilizó materiales de buena calidad. Pero en el cuarto que está ubicado debajo de la escalera puso una puerta normal, marca Oblak, que se puede comprar en cualquier supermercado de la construcción.
Los Kirchner, años más tarde, decidieron cambiar esa puerta por otra mucho más pesada y resistente para esconder allí elementos -quizás dinero, quizás material reservado- que no podía ser descubierto por nadie ajeno al entorno más íntimo de la ex Presidenta. El espacio se convirtió en una bóveda mucho más segura.

El allanamiento a la casa de los Kirchner fue pedido al juez Claudio Bonadio y por el fiscal del caso de los cuadernos K, Carlos Stornelli, que ostenta el récord de haber logrado que en una misma causa de corrupción declaren al menos quince arrepentidos que aceptaron haber formado parte de una asociación ilícita cuya jefa, para la Justicia, es la hoy senadora por Buenos Aires Cristina Kirchner.
Toda esta información sobre el allanamiento en El Calafate fue reconstruida por Clarín gracias a diversas fuentes que conocen el entramado de lo que podría transformarse en un escándalo impactante, en un caso que ya es de alto impacto y escandaloso.
Cuando Cañas diseñó la casa de los Kirchner que terminó siendo “el lugar en el mundo” para la ex Presidenta, el asistente de la familia K encargado de ese terreno, el enriquecido durante la función pública de sus jefes, Ricardo Barreiro, le sugirió a Cañas, por pedido de Néstor, que necesitaba que realice una reforma en el proyecto del subsuelo para que entrara un ambiente nuevo para guardar objetos de valor.
Cañas no dudó, conocía a los Kirchner: imaginó que el ex presidente quería ahí una bóveda. Tuvo entonces que rediseñar la escalera para acceder desde ese subsuelo a la primera planta. En ese nuevo espacio apareció el material confidencial sobre dos jueces federales, Bonadio y Arroyo Salgado.
A eso se suma que también se encontró en esa casa una camioneta Honda CRV que tenía pedido de captura. Los Kirchner tienen buena parte de sus bienes inhibidos o embargados por la Justicia.
Las personas que estudiaron el estado de la Casa K en la Patagonia notaron que la bóveda está reluciente, como nueva o renovada, al contrario del resto de la propiedad. Describieron el estado general de la casa, y así se ve por televisión, como “venida a menos”.
Del mismo modo estaba el domicilio oficial de la senadora, en Mascariello 416, Río Gallegos, Santa Cruz.
Cuando ese otro inmueble fue allanado el viernes, quienes estuvieron en el lugar se fueron sorprendidos porque había manchas de humedad en las paredes. Además estaba “vacío”: no se encontró nada que sirviera para la causa de los bolsos de Centeno.
El sábado, fuentes del caso cuadernos creían haber encontrado lo que llamaron “el embute” de los Kirchner. En la jerga de la calle, se describe así a un lugar para esconder lo que no se quiere que se conozca. El caso de los cuadernos K sigue sorprendiendo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here