“El gobierno no tiene límites”, dijo Recalde. Vinculó la detención de Boudou a una denuncia del macrismo contra Lijo.

La detención de Julio De Vido y Amado Boudou puso en alerta al kirchnerismo, donde advirtieron que no descartan que ahora la justicia vaya por Cristina y Máximo Kirchner, lo que vincularon con una “persecución” del Gobierno nacional.

“Este gobierno no tiene límites, lo que uno pensaba que era imposible, se está dando. Entonces, no se puede descartar que vayan detrás de Cristina o de Máximo”, admitió el jefe de los diputados kirchneristas, Héctor Recalde. “Nosotros vamos a resistir estas cosas, porque estamos defendiendo la institucionalidad”, agregó al ser consultado si cree que la próxima detenida podría ser la ex presidenta.

Recalde dijo que la detención del ex vicepresidente “demuestra la persecución que hay porque siempre estuvo a derecho”. “El principio general en el derecho penal es la libertad, la excepción es la prisión”, explicó el abogado laboralista.

“Solo se puede dictar prisión sin sentencia firme cuando hay peligro de fuga o de destrucción de pruebas. Boudou siempre estuvo a derecho, cada vez que lo citaron fue, es decir, no hay peligro de fuga. Y no tiene ninguna capacidad de destruir u obstaculizar pruebas”, declaró el diputado a radio Del Plata.

Recalde vinculó la detención de Boudou a la denuncia de “cajoneo de causas” que sufrió el juez Ariel Lijo esta semana por parte del Colegio de Abogados de la Ciudad de Buenos Aires, al que calificó como “un organismo de derecha donde están los estudios grandes” y que “defendieron a los funcionarios de la dictadura cívico-militar”. Se trata de una institución muy ligada al macrismo.

“Estamos llegando realmente, en algunos casos, a un Estado policial. Hay tanta violación de la institucionalidad que estamos todos en libertad condicional, en definitiva. ¿Qué sentido tiene las imágenes de Boudou en jogging y descalzo? ¿Qué aporta a la causa, a la Justicia? No aporta nada, es igual a lo que pasa con Milagro Sala”, concluyó Recalde.

La detención de Boudou se produjo diez días después de la caída de Julio De Vido, otro peso pesado del kirchnerismo. Se trata de una señal más que evidente de que el cerco judicial se cierra cada vez sobre Cristina, quien días atrás advirtió que con ella “no van a poder”. Si embargo, ya está en condiciones de ir a juicio en varias causas y tiene otras en plena investigación.

Mientras tanto, en Cambiemos debaten la posibilidad de impedirle a la ex presidenta la asunción como senadora nacional, al tiempo que en Diputados ya se impulsa el desafuero de su hijo Máximo, complicado en las causas por presunto lavado en los hoteles de la familia.

La caída de los pesos pesados de su gobierno le está empezando a generar a Cristina un quiebre del pacto de silencio y no agresión entre los acusados en las distintas causas. Días atrás, De Vido publicó una explosiva carta contra la ex presidenta y este viernes, tras la detención de su amigo Boudou, Luis D‘Elía advirtió: “Cristina no puede hacerse la pelotuda”.

Respecto a la carta de De Vido, Recalde aseguró que “de ninguna manera le soltamos la mano” al no ir a la sesión en la que le sacaron los fueros. “Una cosa es lo que pueda sentir él que está injustamente preso. Nosotros hicimos lo que políticamente nos parecía correcto”, argumentó. “No íbamos a convalidar una sesión absolutamente irregular”, completó.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here