En estado asambleario y sin conducción, la cúpula del PJ se congrega hoy en una cita formal para poner en marcha el proceso electoral de renovación de autoridades. Por la sede de Matheu 130 se prevé un desfile de gobernadores, intendentes, La Cámpora, el Movimiento Evita y ex funcionarios K, todos miembros del Consejo Nacional, órgano de 175 butacas cuyos mandatos vencen en mayo.

Desde la mayoría de los sectores, el peronismo tradicional y el kirchnerismo, la intención era apuntar al difícil propósito de un esquema de unidad, que incluya una ”mesa colegiada” y un nombre que no genere fricción para liderarla. Ninguno cree que esto se termine definiendo en la cumbre, pero sí el tono del encuentro será un termómetro clave para medir lo que viene.

Más allá de la meta del consenso, anteanoche todos coincidían en que la opción de una cumbre armoniosa dependía de la negociación abierta para evitar la ruptura del bloque de diputados del Frente para la Victoria. Un grupo, referenciado con el PJ clásico y un sector de los caciques del interior, quería formalizar una división que de hecho se da puertas adentro, sobre todo anclada en la crítica a la conducción de la bancada encabezada por Héctor Recalde, ungido por Cristina Kirchner a poco de dejar el poder. ”Se va a intentar trabajar por la unidad, pero hay que lograr que todos se sientan integrados”, dijo ayer un gobernador a LA NACION en relación con el futuro del bloque y, en tándem, la definición de la nueva jefatura partidaria.

LEÉR MÁS  Otra despenalización: Hablan de consumo de droga "privado"

El objetivo de la reunión, que arranca a las 18, es formalizar la convocatoria a un congreso nacional en febrero y llamar a comicios internos a fines de abril o mayo. El apuro es evitar dar argumentos a la Justicia para intervenir el sello, después de haber objetado la última renovación de autoridades, realizada sin el voto directo de los afiliados, en 2014.

LEÉR MÁS  El PJ mendocino sufre una nueva fractura

Así, los más legalistas insisten en que es vital realizar la elección nacional, algo que el grueso rechaza por el despliegue de recursos y el desgaste que implica. Si bien al principio se anotaron en la carrera para competir el salteño Juan Manuel Urtubey y, en el otro extremo, el chaqueño Jorge Capitanich, el espíritu que se fue forjando fue arribar a un acuerdo para una lista única.

Candidatos

Los gobernadores echaron a rodar como prenda de unidad la figura del histórico José Luis Gioja, un ex colega y padrino de la ”liga” que buscan forjar. En territorio bonaerense, también piden por Daniel Scioli, que cuenta con respaldo de algunos intendentes y otras agrupaciones. Ayer, en su gira por el conurbano, visitó La Matanza, enclave estratégico y socio en su aventura política de la mano de Fernando Espinoza, ex intendente y presidente del PJ bonaerense.

LEÉR MÁS  Macri: "Hoy el mundo reconoce que estamos haciendo las cosas bien"

”Cristina ejerce un liderazgo indiscutible del espacio, pero en la discusión por el partido, que es otra cosa, tenemos que buscar a quien mejor nos sintetiza, que creo que es Scioli, acompañado de una mesa de entre 10 y 20 dirigentes de distintos sectores”, dijo a LA NACION el diputado bonaerense y dirigente del Movimiento Evita Fernando ”Chino” Navarro. Esa posición conciliadora es compartida por distintas tribus que no pretenden agudizar las divisiones internas, en un juego que creen termina beneficiando, al menos en el corto plazo, a Mauricio Macri.

Ayer, el presidente del PJ, Eduardo Fellner, delineó el formato del encuentro con el apoderado Jorge Landau. En el listado interminable de invitados, hay faltazos confirmados. Por caso, del ex ministro del Interior y candidato presidencial que no pudo ser Florencio Randazzo, que evita por ahora las actividades políticas públicas.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here