”El funcionamiento a plena potencia del reactor de Atucha II es un acontecimiento de enorme importancia para el país, por haberse materializado con conocimiento, tecnología y empresas constructoras nacionales”, aseguró el presidente de la Cámara Argentina de la Construcción (CAC), Juan Chediack, en un comunicado.

”La realización de este tipo de obras de infraestructura es lo que asegura que podamos acompañar el crecimiento del país y garantizar importantes niveles de actividad para nuestro sector en particular”, agregó.

Chediack destacó el hecho de que ”todas las obras que demandó esta central para alcanzar su capacidad plena -100% de su potencia- fueron realizadas por empresas nacionales, que están capacitadas y equipadas para estar a la altura de proyectos de esta envergadura”.

Por su parte, el vicepresidente de la Asociación de Industriales Metalúrgicos (Adimra), Juan Carlos Lascurain, dijo a Télam que ”es un gran orgullo haber terminado y puesto en operación esta central, con el trabajo de técnicos argentinos y proveedores nacionales”.

El dirigente abogó por una mayor participación de trabajo e insumos nacionales en la construcción de estas obras de infraestructura, y agregó: ”espero que continúen”.

LEÉR MÁS  Media sanción a la nueva ley de composición y funcionamiento de la Suprema Corte

Lascurain se reunió esta semana con el ministro de Planificación, Julio De Vido, para informarse sobre la participación de las empresas nacionales en la construcción de las represas Néstor Kirchner y Jorge Cepernic y la cuarta central nuclear Atucha III, a la luz de los acuerdos con China.

El Plan Nuclear implementado por el Gobierno en 2006 permitió finalizar la construcción de Atucha II, iniciada en 1974, a partir de una inversión de $18 millones y la generación de más de 6.000 empleos, como también que 25 empresas calificaran para ejecutar obras nucleares y 104 como proveedoras de materiales, con vistas a proyectos futuros.

En tanto, el presidente de la Fundación para el Desarrollo Eléctrico (Fundelec), Oscar Dores, destacó la conclusión de un proyecto iniciado hace 40 años, y sostuvo que Atucha II ”demuestra que la energía nuclear puede y debe ser un componente de la matriz energética nacional”.

Celebró que este Gobierno haya reactivado la actividad con el lanzamiento del Plan Nuclear Argentino, y que ”haya dejado de lado aquella idea de hace 15 años atrás cuando autoridades de Energía impulsaban convertir esa central a gas”.

LEÉR MÁS  El ejecutivo nacional eliminará 600 nombramientos políticos

La central Doctor Néstor Kirchner aporta ya 740 megavatios al Sistema Interconectado Nacional, y junto con las otras dos existentes en el país representa el 5% de la oferta de energía eléctrica.

Dores dijo que el crecimiento de la demanda que se registra en los últimos años muestra que por año se deben incorporar al sistema entre 1.200 y 1.500 MW, para atender ese mayor consumo.

Aseguró que ”hay que seguir invirtiendo en el sector, porque el consumo de energía se triplicó en 20 años y la mejor calidad de vida de la gente indica que seguirá creciendo, de modo que cuando se termina una obra hay que ir pensando en una nueva. Por eso, los proyectos de una cuarta central nuclear y las otras dos hidroeléctricas cuya construcción en la Patagonia impulsa el Gobierno, están en línea con esa necesidad”.

Por su parte, el titular de la Confederación General Económica (CGE), Ider Peretti, en nombre de la entidad, respaldó la puesta en marcha de la central nuclear Atucha II porque incidirá en la ”mejora paulatina de la industria y la producción nacional”.

LEÉR MÁS  De Vido llamó a la “movilización del peronismo”

En ese sentido, consideró que ”el país ha dado otro paso crucial hacia la recuperación del autoabastecimiento, fundamental para mejorar la competitividad y garantizar el empleo”.

A su turno, el vicepresidente de Cámara Argentina de Servicios Mineros (Casemi Argentina) Rafael Dahl, destacó ”la capacidad y buena coordinación entre los técnicos que se cargaron Atucha II al hombro, y los proveedores nacionales que asumieron el desafío de concluir la Central cuando la empresa constructora alemana abandonó el proyecto, y salió bien”.

Dahl se refirió a la capacidad de los técnicos argentinos para ”interpretar ese proyecto y adaptarlo a las nuevas tecnologías”, y aseguró que ”los argentinos en algunos aspectos hemos logrado mejorar procesos tecnológicos”.

Citó el caso de una empresa, Industrias Montefiore, que tras haber calificado para esos altos estándares que exige la tecnología nuclear, ”se constituyó en proveedora para Atucha II, de acoples y conexiones para fluidos”.

Finalmente, celebró la decisión del Gobierno nacional de reactivar la actividad ”porque Argentina tiene uranio, tiene capacidad para fabricar agua pesada, fabricar reactores y recursos humanos altamente calificados”.
Telam

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here