Empleo, industrialización, desendeudamiento e inclusión: los pilares

Argentina estaba inmersa en 2002 en una auténtica tragedia social. La desindustrialización del país iniciada por Martínez de Hoz en la dictadura cívico-militar. Entre 1990 y 2002, el neoliberalismo provocó el cierre de 82.300 empresas.

En mayo de 2003 el país estaba en default, había un 24,7 % de desocupación y un 54 % de pobres y un 27,7% de indigencia. La deuda externa consumía entonces el 166% del PBI.

Durante la presidencia de Néstor Kirchner el país cambió su matriz productiva y saneó sus cuentas para recuperar la soberanía económica. El 15 de diciembre de 2005, Kirchner anunció la cancelación de la deuda con el FMI por U$D9.500 millones y se abrió el canje de bonos en default, con una segunda instancia en 2010.

LEÉR MÁS  El Senado pondrá un tope a los Bienes Personales

Cuando la presidenta Cristina Fernández de Kirchner anunció en agosto de 2012 la cancelación de los Boden, la relación deuda-PBI cayó al 41.6% .

Sin la tutela de los organismos internacionales, Argentina pudo orientar su economía a la producción. Se crearon 200.000 empresas y se pasó de 80 parques industriales a 330, aumentando el PBI industrial en un 105%. Esta política generó 500 mil empleos por año, totalizando 5 millones en una década, bajando la desocupación al 6.9%, un 66.9% menos que en 2003. El PBI, que en los ’90 creció apenas un 16%, en la última década subió un 83%.

El crecimiento sostenido del PBI, fue acompañado por políticas de inclusión y distribución de la riqueza. La reapertura de paritarias, cerradas durante 14 años, elevó el salario mínimo de $200 a $2875, siendo el mejor de América Latina según la OIT.

LEÉR MÁS  Cobos presentó un proyecto para que personas con síndrome de down se jubilen a los 50

En esta década, la CEPAL estableció que en Argentina la clase media se duplicó y el coeficiente GINI, que mide la desigualdad, es el mejor de Latinoamérica.

Fuente: Argentina.ar

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here