La muerte más trascendente que tuvo el país en sus últimos años entra en el segundo día de investigación. Este martes, la fiscal Viviana Fein empezará a tomar declaración indagatoria a los diez agentes de la Policía Federal que estaban asignados a la custodia del fiscal Alberto Nisman. Luego de que las pericias indicaran que ”no hubo intervención de terceras personas” en la muerte, la funcionaria a cargo de la investigación busca determinar si en realidad no se produjo algún tipo de instigación para que terminase con su vida.

En las diversas entrevistas que dio este lunes por la tarde, la propia Fein evitó descartar la hipótesis de que en realidad la muerte de Nisman haya sido un ”suicidio inducido”. ”Se va a investigar si hubo algún tipo de inducción o instigación a través de amenazas, ya sea a través de llamadas o mensajes de texto. Se ha secuestrado muchísimo material”, adelantó

Las primeras pericias sobre el cuerpo del fiscal general del caso AMIA y el arma calibre 22 que fue encontrada junto a su cuerpo arrojaron que, en principio, fue el propio Nisman el que disparó la bala que acabó con su vida.

Ante el Registro Nacional de Armas, el funcionario del Ministerio Público tenía registradas dos pistolas: una calibre 38 y otra 22. Pero el disparo no salió de ninguna de ellas. El arma Bersa calibre que terminó con su vida se la había pedido prestado a uno de sus colaboradores. Ante la fiscal Fein, el hombre confirmó que él mismo le había llevado el sábado la pistola a su departamento ubicado en la torre Le Parc – Puerto Madero, sobre la calle Azucena Villaflor 450. El propio Nisman se la había pedido para su protección personal.

Nisman fue hallado sin vida en el baño de su casa. Su cuerpo trababa la puerta de ingreso. Los primeros peritajes fijaron la hora de muerte entre las 14 y las 15 del domingo, aunque todavía se esperan los resultados técnicos y la prueba ”dermatest”, un examen utilizado para determinar si hay pólvora en la mano del muerto, algo habitual en los casos de suicidio.

El fiscal que la semana pasada había denuncia un plan del Gobierno para exonerar a los iraníes acusados por el atentado fue encontrado sin vida por su madre y parte de la custodia que tenía asignada. Nisman había pedido a los efectivos que lo pasasen a buscar por su domicilio al mediodía. De acuerdo con las primeras versiones, los guardias tocaron el timbre reiteradas veces. Después de un lapso de tiempo que aún se desconoce, se pusieron en contacto con su secretaria para saber si tenía agendada alguna reunión. Ella lo negó e intentó contactarse con Nisman. Tampoco pudo hacerlo.

La secretaria llamó a la madre del fiscal y los guardias fueron a buscarla a su casa para que viniese a abrir la puerta con su llave. El departamento de Nisman, como todas las unidades de las torres Le Parc, tiene dos entradas: una principal, a la que se accede con código electrónico, y una de servicio, que se abre con llave. Una vez en el edificio, la madre intentó abrir la puerta con su llave alrededor de las 19:30. Pero no pudo hacerlo: había una llave puesta del lado de adentro que lo impedía.

Llamaron entonces a un cerrajero. Él les franqueó el paso. Los custodios y la madre registraron la casa, pero no pudieron encontrar al fiscal. Cuando se dirigieron hacia el baño, se encontraron con que su cuerpo obstruía la puerta.

Llamaron entonces al SAME, a la Policía Federal, a allegados al fiscal y a algunos de sus familiares. Un amplio operativo se instaló en los alrededores del edificio: llegaron efectivos policiales y de Prefectura Naval para custodiar la manzana y el propio Sergio Berni, secretario de Seguridad de la Nación, y Román di Santo, jefe de la Policía Federal, se presentaron en el lugar.

La fiscal Fein aseguró que fue informada de la muerte a las 00:10 del lunes. Tardó unos 50 minutos en llegar al departamento junto al juez Manuel de Campos (quien actuaba como subrogante de la jueza Fabiana Palmaghini, que se hará cargo del caso en las próximas horas). Cuando ambos llegaron al lugar del hecho, el cuerpo científico de la Policía Federal ya se encontraba trabajando. La fiscal ordenó incorporar también a Prefectura para evitar cualquier tipo de alteración de las pruebas. Con ese mismo objetivo, el ”dermatest” le fue asignado a la Policía Bonaerense.

Sobre el escritorio de Nisman los investigadores encontraron el expediente y parte de la documentación que el fiscal preparaba para presentar el lunes al mediodía en su exposición ante la Comisión de Legislación Penal de la Cámara de Diputados. ”No quiero que el martes la tapa de los diarios sea que la exposición fue un escándalo, sino que sea lo que tengo para contar, que es muchísimo”, le dijo a Infobae el día anterior. La pregunta que la investigación aún debe responder es qué fue lo que realmente provocó la muerte del fiscal Nisman.

Fuente: Infobae.com

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here