El meollo de la cuestión fue la famosa cena que se publicitó con bombos y platillos hace unas semanas en la que Mauricio Macri reunió al sector empresarial más concentrado de la economía y que abonaron una tarjeta de $ 50 mil como forma de aporte a la campaña del actual Jefe de Gobierno Porteño.

La primera lectura de la ”Primera Cena” fue un amplio apoyo del empresariado grande al dirigente liberal, pero existen otras lecturas no menos importantes y que afectan directamente al bolsillo de los trabajadores y que llevan implícita la idea del ”Ajuste”.

LEÉR MÁS  Trabajadores rurales marcharon por las calles de Mendoza

Lo cierto es que este grupo selecto de empresarios pone como condición al futuro presidente de una serie de medidas que tienen qu ver con la temida palabra. Entre las demandas existen: Una fuerte devaluación, congelamiento de aumento y suspensión de paritarias, en definitiva un fuerte ajuste para ”Volver más competitivas a las empresas”, según indican.

LEÉR MÁS  Cornejo anunció la construcción del parque solar de Anchoris

Por otra parte acompañan la idea de abandonar la política de subsidios, tanto al sector más humilde como así también los que alcanzan a los servicios como agua potable, luz y gas. Todo esto traería aparejado un duro ajuste a los bolsillos de los trabajadores.

Es por ello que los dirigentes de la Alianza opositora, insisten en estos días con palabras como ”Basta de despilfarro”, achicamiento del estado” o simplemente ”ajuste”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here