Todo parecía a pedir de boca para la alianza opositora, hasta Cornejo salió a pedir ”Una transición ordenada”, pero con el paso de las horas se conoció que por el poder de arrastre de los intendentes el Frente Para la Victoria se ponía a 5 escasos puntos de Cambia Mendoza.

Los primeros cómputos que se cargaron provenían de departamentos radicales como Capital y Godoy Cruz y le daban un amplio margen a Cornejo, pero cuando comenzaron a llegar los números de departamentos justicialistas como San Martín, Maipu, Lavalle, San Rafael, Las Heras, Guaymallen, Tupungato, Santa Rosa, Tunuyan, Malargüe, General Alvear y Lujan la cosa dio un vuelco y gracias al poderío de los intendentes justicialistas que, casi todos triunfan en sus tierras la cosa tomó otro color.

Lo habíamos adelantado en otra columna de opinión similar, el principal apoyo de la estrategia justicialista era recostarse en el poder territorial de los intendentes ya que gobiernan en 12 de los 18 departamentos de la provincia. Con esta realidad el panorama es totalmente abierto y el optimismo volvió a las filas oficiales.

El error de desdoblar las elecciones

En estos días, en el PJ algunos pasan factura ante la decisión de desdoblar las elecciones, ya que aseguran que con el arrastre positivo de los candidatos nacionales el panorama hacia octubre hubiera sido mucho mejor, pero eso es parte de la historia y los dirigentes deberán realizar el balance una vez pasadas las elecciones de Junio que prometen estar entretenidas en estas tierras cuyanas.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here