El riesgo país llegó al nivel que había a fines del gobierno de Cristina Kirchner

El riesgo país argentino sigue en alza: este jueves el EMBI+ Argentina subió otros 9 puntos básicos y alcanzó los 595 reflejando la desconfianza en los bonos de la deuda pública argentina. Quizás lo más llamativo es que siguió subiendo cuando el índice de bonos de mercados emergentes (EMBI, por sus siglas en inglés) promedio cayó 2 puntos y se ubicó en 408 puntos básicos.
Este valor no es solo el más alto de la era Macri, sino que es el más elevado desde el 2 de octubre de 2015, cuando la economía argentina se enfrentaba al cepo cambiario, la devaluación preanunciada, tenía la deuda externa defaulteada y había incertidumbre política por la proximidad de las elecciones presidenciales.

Este índice que elabora el banco de inversión JP Morgan mide la cantidad de puntos básicos que el mercado le pide a un país que pague de tasa de interés por su deuda soberana por encima del precio del bono a 10 años del Tesoro de los Estados Unidos, considerado como el activo libre de riesgo. Es, también, una medida de la confianza del mercado en la capacidad de honrar sus deudas de cada Estado soberano.

Y por eso mismo preocupa que hoy la gestión de Macri se encuentre, desde la perspectiva del mercado, en el mismo nivel que a fines del gobierno de Cristina Fernández, el cual era repelido por su discurso antimercado. Es que la imposibilidad de financiarse sumado a un escenario recesivo, hiere las perspectivas políticas que necesita Macri para cumplir con su agenda de ajuste.

LEÉR MÁS  Los docentes también se adhieren el paro del 25 de septiembre

Por el contrario, el valor mínimo de la era Macri, 342 puntos básicos, se registró el 18 de octubre de 2017, cuatro días antes de ganar por abrumadora mayoría las elecciones de medio término. Desde ese entonces y hasta el 20 de diciembre -cuando se hicieron públicas las tensiones entre Marcos Peña y Sturzenegger- se mantuvo con oscilaciones debajo de los 380 puntos y con el alza del dólar de mediados de diciembre y en particular desde el anuncio de cambio de metas de inflación, el riesgo país no dejó de subir.

Con una excepción: tras el viaje del entonces ministro de Finanzas, Luis Caputo, a Wall Street en marzo y hasta que se desató la crisis cambiaria el 23 de abril, el riesgo país se mantuvo entorno a los 420 puntos básicos.

Desde entonces, el riesgo país argentino se disparó 40,3% al subir de 424 puntos a los actuales 595; mientras que el riesgo país conjunto de los mercados emergentes subió 21,8% de los 335 puntos a los 408 puntos.

Desde que comenzó el año, el riesgo país argentino avanzó 69,52% frente al 24,01% del conjunto de los emergentes y encabeza el ránking de los países cuya desconfianza más creció. En segundo puesto quedan empatados Ecuador y Polonia con 66,67% de avance.

LEÉR MÁS  Los jubilados apenas cubren el 40% de la Canasta Básica

Desde que comenzó el año, el riesgo país argentino avanzó 69,52% frente al 24,01% del conjunto de los emergentes y encabeza el ránking de los países cuya desconfianza más creció.

Esta desconfianza, como advirtió la calificadora de riesgo Moody’s, se ve traducida en un fuerte flujo de egreso de capitales, que es lo que hoy hizo que el dólar fuera una de las monedas más devaluadas.

“El gradual deterioro del contexto internacional, junto a la elevada vulnerabilidad financiera de la economía argentina, nos hace pensar que los mercados domésticos todavía tienen espacio para una corrección bajista. En la práctica, la calma cambiaria reciente es muy probable que sea transitoria. Bajo un escenario razonable, en el cual prevemos para lo que resta del año compras de dólares a un ritmo similar al observado en los primeros cinco meses de 2018 y ventas de dólares del Tesoro por USD 2.000 M (según el acuerdo con el FMI), en el mercado de cambios subsistiría un exceso de demanda de dólares de USD 1.600 M por mes durante el segundo semestre del año”, adelantó el director de la consultora F&E Hernán Hirsch.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here