¿El Radicalismo es un partido mufa?

Si hacemos un poco de historia, podemos recordar la última administración de una Alianza que lideraba la UCR, cuando Roberto Iglesias comandaba los destinos. El “Mula” Iglesias venía precedido de un gobierno de 12 años del equipo de los mendocinos que conformaron Bordón, Gabrielli y Lafalla. El equipo de los mendocinos condujo con un respetable orden las cuentas de Mendoza, logrando pagar los sueldos estatales en tiempo y forma, con pocos hechos conflictivos. El trabajo de Mendoza en esa época, sin tirar manteca al techo era medianamente razonable, pero llegó la Alianza liderada por la UCR y la “Mufa” se dio cita: Aparecieron los PETROM, los LECOP, los atrasos en los pagos(los sueldos del estado se pagaban en dos cuotas, mitad con dinero corriente y mitad con PETROM. El panorama de la época era: Las escuelas eran comedores comunitarios, la gente con posibilidades se agolpaba en las embajadas para huir a otros países y los demás subsistían en los clubes del trueque. Una verdadera “Mala suerte”.

LEÉR MÁS  Confirmaron la fecha de las presidenciales 2019 y las elecciones primarias

Llegó esta etapa, conocida como el proyecto nacional y popular y las cosas volvieron a una estabilidad importante. Mendoza volvió a ser conducida por el peronismo, las cuentas se pagaron al día, se desarrollaron obras importantes y, más allá de hechos poco prolijos la provincia volvió a encaminarse en la previsibilidad, los trabajadores tuvieron aumentos promedio del 30% anual.
Hoy la gente volvió a confiarle su voto a la Alianza Cambiemos y la cosa parece volver a repetirse. Parece cosa de brujas, pero a poco de asumir la Alianza opositora, se vuelve a hablar en Mendoza de PETROM, de no poder dar aumentos a los trabajadores, en definitiva de crisis extrema.

¿Es el radicalismo un partido mufa?.

Según se justifican desde el bando radical, lo que viene sigue siendo complicado, como se ve. Cornejo no tendrá más opciones que administrar la crisis con un primer año de gestión que, ya se calcula, puede que comience con unos 4.500 millones de pesos de déficit. Y un año, o dos, de no modificarse la actual situación, sin obra pública hasta hacer calzar los ingresos con los gastos ya comprometidos. Una de las clave será la negociación paritaria, sin dudas, con los gremios estatales. Se habla que el gobierno no podrá otorgar un aumento superior al 25 por ciento.

LEÉR MÁS  Felipe Solá y Facundo Moyano se alejan de Massa para formar un bloque propio

Es más, los técnicos de Cornejo hablan incluso de un 20 por ciento de incrementos, con lo que una de las tareas que deberá llevar adelante el nuevo gobernador antes de asumir será la de advertirles a los gremios del Estado lo que se viene. Una tarea incierta, desde ya, si los gremios persisten en mantener con el gobierno que se avecina la misma dura política que han venido sosteniendo con el Ejecutivo provincial.

El futuro lo dirá: ¿Será la UCR un partido mufa?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here