Barcelona lo anunció en su página: ”Algo se cocina y al mismo tiempo se pudre en el mercado de diarios y revistas”. Las publicaciones independientes y autogestionadas encendieron la alarma, y aseguran que una política de expulsión arremete contra el sector. Y responsabilizan ni más ni menos que al Grupo Clarín.

Una serie de multas impuestas a las editoriales independientes –apercibimiento que nunca antes fue aplicado – y la iniciativa de imponer un costo fijo de 2.30 pesos por ejemplar vendido, mientras a las revistas comerciales se les impone una suma de 2.00; son indicadores de una política de expulsión.
”Es vox populi que Clarín está comprando recorridos y quioscos. Cuando alguien se hace con el recorrido maneja el sistema de distribución. Y salvo Clarín, La Nación, y un poco Perfil, que tienen sus propios mecanismos de reparto; todos los demás medios dependemos del sistema de distribución general”, aseguró a INFOnews Ingrid Beck, editora responsable de laRevista Barcelona.

Como es de suponer, el reparto y venta de revistas independientes no genera grandes ganancias, pero la intromisión de Clarín en ese rubro ”es una muestra más de poder. Si va comprando y comprando repartos, se puede quedar con todo”, alertó Ingrid. Y a esta altura del partido, un nuevo intento de concentración por parte del Grupo no sorprende a nadie: ya lo hizo con los medios audiovisuales, con la señal Cablevisión, con Papel Prensa, y ahora parecería estar interesado en el mercado de la distribución de la prensa gráfica.
Para peor de males, la situación económica del sector no es la mejor. ”El sistema de distribución de diarios y revistas en nuestro país está atravesando una fuerte crisis. Clarín, históricamente, fue el diario que sostuvo ese sistema –por su nivel de comercialización- pero las ventas cayeron. Sumado a que los choferes encargados del reparto pasaron al gremio de camioneros –lo que implica una suma importante en las cargas sociales- se profundizó la crisis. Esa decadencia es una oportunidad que tiene Clarín para introducirse en el mercado de la distribución”, analizó la editora de Barcelona.

LEÉR MÁS  Todo lo que Víctor Hugo Morales no pudo mostrar en C5N por su despido

La lectura que hacen del conflicto desde la revista, coincide con el análisis del titular del gremio de Canillitas, Omar Plaini: ”Detrás de este impulso monopolizador está Clarín, que busca hacerse con el sistema de distribución. Hay información de que el Grupo se quedó con empresas distribuidoras y está a un paso de hacerse con los canales de venta”, aseguró a este medio.
Cuando vender ya no es negocio
Desde la Revista MU, el editor Sergio Ciameaglini, explicó que las producciones independientes se reparten mediante mecanismos de ”intermediación”, que están integrados por varias cadenas de actores. Si todos esos eslabones se agrupan en una sola empresa se genera un proceso de ”concentración con medidas expulsivas” como el que está afrontando el sector de editoriales independientes y autogestionadas.

LEÉR MÁS  El Gobierno privatizó parcialmente YPF y se la entrega a una multinacional

”Así como Clarín generó un proceso monopólico de medios, el mismo proceso de concentración impulsa con la prensa gráfica”, aseguró Ciameaglini, quien también se refirió a la adquisición, por parte del grupo, de recorridos. ”Lo hace pensando en tener canales directos, propios, que le permitan dominar la cadena del negocio”.
Como parte de ese proceso de concentración, el editor de la histórica revista MU se refirió a la aparición de ”misteriosas multas por devolución sobre las que nunca antes se informó. De golpe, quienes hacemos estos medios recibimos multas por mil, tres mil, o treinta mil pesos”; monto que las editoriales independientes deben pagar por las revistas no vendidas.
”Con esa medida, el negocio pasa a ser no vender la revista, porque con lo que sacan de las multas”, los encargados del circuito de distribución salen hechos. En esta línea, Ciameaglini destacó el rol de la prensa gráfica, que es la que ”marca la agenda”, al tiempo que hizo referencia a la importancia que han tenido como actores culturales, las revistas independientes.

Un freno al monopolio

Con el objetivo de frenar ese intento concentrador, desde la Asociación de Revistas Culturales Independientes de Argentina (AReCIA), desde hace tiempo, impulsan una ley de Fomento para la Producción Independiente y Autogestiva de Comunicación Cultural. Esa normativa apunta a garantizar las condiciones de producción, distribución, circulación y venta de todos los medios gráficos independientes.
Lo destacable de esta lucha, es que las editoriales independientes no se encuentran solas. Tanto desde el Ministerio de Trabajo, como desde la Secretaría de Cultura de la Nación, se han dado sobradas muestras de apoyo al reclamo sectorial.
”Desde el área de Industrias Culturales estamos trabajando con las revistas que integran AReCIA para encontrarle una solución al conflicto. La Secretaría de Cultura acompaña a estas ediciones, porque sus producciones son cruciales para la comunicación de una realidad que no se construye desde intereses financieros”, aseguró a INFOnews María Iribarren, Corrdinadora del Programa de Revistas Culturales.
Ante el impulso concentrador de quien supo llamarse ”el gran diario argentino”, Iribarren aseguró: ”Sabemos que están comprando recorridos, rutas. Se están quedando con los distribuidores de medios gráficos. La incidencia de las revistas independientes en las finanzas de la distribución no mueve la balanza. Esto lo hace para molestar”. A las claras, si ese es el objetivo del grupo mediático más poderoso del país, lo logró. Sólo que debe enfrentarse con más de 263 ediciones independientes que lucharán por conservar los canales de distribución que permiten su llegada a un público fiel y comprometido.

LEÉR MÁS  La CGT anunció paro general desde este mediodía y propone “consulta popular” por la reforma previsional

{jathumbnail off} 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here