“El PJ no nació para ser un partido burgués”

Aunque diciembre, por convención, está asociado en el imaginario colectivo a los finales, para el peronismo bonaerense marcó el comienzo de una nueva etapa. Tras varias postergaciones, el Partido Justicialista de la provincia de Buenos Aires celebró elecciones internas para renovar autoridades. El elegido para conducir el movimiento fue Fernando Espinoza, intendente de La Matanza, el partido más extenso y poblado de la provincia que puede definir el resultado de cualquier elección. Desde el domingo pasado, este dirigente alineado con la Casa Rosada pasó a ocupar otro lugar de peso, real y simbólico, para el oficialismo: la titularidad del PJ bonaerense, de donde surgieron los gobernadores que se sucedieron en la provincia desde 1987. Con estas señas particulares y con el objetivo de trabajar “por la unidad”, este cacique del conurbano le dijo a Veintitrés que en 2015, llegado el momento de elegir un candidato presidencial, se inclinará “por el que tenga el apoyo mayoritario de la gente”.

–¿Qué evaluación hace de la elección interna del Partido Justicialista bonaerense?

–Por la gran afluencia de gente a pesar del día agobiante, tuvimos una demostración de lo que es capaz el justicialismo. Más de 400 mil personas fueron a votar, el 28% del padrón. Eso sólo lo puede conseguir en la Argentina un partido político como el justicialismo. No queríamos hacer la interna a un mes y medio de una elección general, pero nos vimos obligados porque si no el partido corría el riesgo de perder la personería jurídica.

–¿Esta interna le otorga más legitimidad al partido?

–Sí, a partir de esta elección quedó consagrada por el voto soberano de la gente una lista de unidad con gran protagonismo de la juventud, que a partir de Néstor Kirchner volvió a creer que la militancia puede cambiar la historia de la Patria, y con participación de la mujer, con todo lo que representa la mujer en el peronismo.

–La nueva conducción también tiene una pata sindical.

–Sí, la participación gremial se da a través de cinco consejeros gremiales y la representación de lo territorial, a través de los legisladores nacionales y provinciales, de los intendentes y de los funcionarios del gobierno nacional como Diego Bossio, Sergio Berni y Juan Manuel Abal Medina. Logramos a partir del diálogo una lista de consenso que marca una nueva etapa en el peronismo de la provincia de Buenos Aires.

–¿Cree que el PJ será una pieza clave en las próximas elecciones presidenciales?

–Nosotros queremos un partido que no sea solamente una herramienta electoral, queremos un partido amplio, moderno, dinámico, descentralizado, que genere la contención a través del debate con distintos sectores de la sociedad como la Iglesia, los empresarios, los sectores productivos agrícola-ganaderos e industriales. Queremos un Partido Justicialista aggiornado a esta nueva etapa que está viviendo la Argentina y el planeta, a este mundo globalizado.

Voy a crear un consejo consultivo con las universidades de la provincia de Buenos Aires para que a través del diálogo y el debate podamos generar soluciones a los temas de agenda
–¿Qué pasos dará en esa dirección?

–Voy a crear un consejo consultivo permanente con las universidades de la provincia de Buenos Aires, para que a través del diálogo y el debate podamos generar soluciones a los temas de agenda. Por ejemplo, el tratamiento de los residuos sólidos y la generación de energía renovable. En La Matanza ya comenzamos a construir una planta que transformará los residuos sólidos en energía eléctrica y en biodiésel y no se va a enterrar nunca más un solo gramo de basura. Un Partido Justicialista que a través de las universidades también genere respuestas al problema del transporte. Como son los partidos políticos en las grandes democracias, el sostén de los gobernantes, y no como pasó en la Argentina, que un candidato crea un partido político para ir a una elección.

–Hubo varios casos en las últimas elecciones.

–Sí, varios. En las grandes democracias del mundo, Francia, Inglaterra, Estados Unidos, hay dos o tres partidos políticos que son los que hacen que la democracia sea sólida. No puede ser que en una elección haya 28 boletas, como hubo acá.

–¿Entonces usted está a favor de que las PASO se utilicen para lo que fueron creadas, como internas abiertas obligatorias?

–Para hacer grande a un país se necesitan partidos políticos unidos y fuertes que trabajen diariamente todos estos temas, que sean usinas para generar plataformas de gobierno. Que sean una universidad que prepare a los futuros dirigentes.

LEÉR MÁS  El Central pondrá una banda de flotación para estabilizar el precio del dólar

–¿En 2015 saldrá un candidato de unidad?

–El PJ es la columna vertebral del movimiento nacional hoy en la Argentina. Después de Perón y Evita, estos diez años fueron los de mayores transformaciones que les cambiaron la vida a los argentinos. En La Matanza, por ejemplo, en 2003 teníamos 3.500 industrias y hoy tenemos 7.500, creamos 200 mil puestos de trabajo registrados y hubo cambios importantes en la educación que también se pueden ver en nuestra universidad, la que más creció en la Argentina. Por todo eso, apoyamos incondicionalmente a nuestra querida presidenta y seguiremos trabajando por la unidad del justicialismo, por la unidad de los sectores del campo nacional y popular, las organizaciones sociales y los partidos políticos que están dentro de este gran abanico que es el Frente para la Victoria. Creemos que Cristina va a tener un rol fundamental en los próximos años de la Argentina parecido o igual al que tuvo y tiene Lula hoy en Brasil.

–¿Cristina Fernández puede ser la titular del PJ a nivel nacional?

–Cristina puede ser la titular del PJ nacional o puede ser, como lo es, la gran conductora de este movimiento nacional y popular.

–¿El próximo candidato a presidente saldrá de la provincia de Buenos Aires?

–Yo creo que el justicialismo es una cantera interminable de dirigentes. Se produjo, a partir de Néstor, un gran rebasamiento generacional. Hoy tenemos gobernadores exitosos que pueden ser presidente; legisladores y funcionarios del gabinete nacional que pueden ser presidente. Pero es prematuro hablar de candidaturas, cuando la gente nos pide que sigamos transformando. Si me pregunta a quién voy a elegir, le digo al que tenga el apoyo mayoritario de la gente.

–Cuando Moyano renunció a la conducción del PJ dijo que se iba porque era una “cáscara vacía”, ¿usted qué piensa?

–Yo creo que hay un legado que nos marcaron Perón y Evita, que tiene que ver con la unidad, y la única forma del esmerilar al peronismo y por ende al movimiento nacional es dividirlo. Por eso, nosotros vamos a trabajar por la unidad de todos los sectores. Les abrimos los brazos a todos aquellos que se fueron del justicialismo para que vuelvan, pero siempre teniendo en cuenta el mandato histórico de Perón y Evita, que el que gana conduce y el que pierde acompaña. Que siempre se respete hacia afuera, más allá de los disensos internos, lo que dice la mayoría.

–¿Eso los incluye a Moyano y a Massa?

–En esta nueva etapa, nosotros les abrimos la puerta y los brazos a todos aquellos que se dicen justicialistas y se sientan justicialistas. El PJ no nació para ser un partido burgués o neoliberal, el peronismo nació para estar al lado del pueblo trabajador, al lado de los pequeños y medianos productores nacionales. Para que quede claro, que si vuelven al partido la política que vamos a llevar adelante es la del peronismo, no la del Frente Renovador.

–¿Cómo la definiría?

–Volcada a la política neoliberal, a la derecha argentina. Hicieron una alianza con Macri. En su lista había tres diputados del Pro.

–Dirigentes cercanos a Macri dicen que el peronismo es el límite, sin embargo hay varios hombres del Pro, como Ritondo y Santilli, que vienen del peronismo.

–Tenemos que terminar con esos candidatos que son actores de televisión y tenemos que volver a los dirigentes que toman la política como trabajar por el bien común, en los barrios al lado de la gente. Todo lo contrario al marketing político.

–Sin embargo, el massismo participó en la interna del PJ bonaerense, ¿cómo le fue?

–Participaron de la elección interna, absolutamente. El sector de Massa tiene nueve intendentes en la provincia. Perdieron en cuatro lugares, Bahía Blanca, Almirante Brown, Junín y San Fernando. Y no se presentaron en Hurlingham.

–¿Cómo se lleva con Scioli?

–Muy bien. Si me pregunta “¿cómo se lleva con Cristina?”, excelente.

–¿Cómo evalúa el acuartelamiento de la policía, los saqueos y el clima social enrarecido de los últimos días?

–Lo que pasó la semana pasada, con el acuartelamiento de la policía de Córdoba, es una película que los argentinos no queremos ver nunca más. Hay que pedir que la Justicia sea más expeditiva y los que tienen uniforme deben tener doble responsabilidad y en consecuencia doble castigo. Para mi humilde opinión no fueron saqueos, es decir acciones donde el pueblo tiene hambre y por eso sale a saquear. Son hechos delictivos. Vimos las imágenes, iban en camionetas 4×4 a robar electrodomésticos y por supuesto a nadie se le puede escapar que, oh casualidad, esta extorsión de la policía de Córdoba tiene que ver con un sector político que no quiere que los argentinos vivamos en una democracia en paz.

LEÉR MÁS  Rogelio Frigerio está en Mendoza y se reunirá con Alfredo Cornejo

–¿Está de acuerdo con la sindicalización de las fuerzas de seguridad?

–No creo que este momento sea el mejor para eso. Me parece que podría pasar en democracias de 200 años, donde primero hicieron una depuración de las fuerzas policiales. A esta policía hay que depurarla y reformularla. Tenemos que hacer realidad tener una policía acorde a los 30 años de esta hermosa democracia.

Una interna capital

Por Tali Goldman / [email protected]

La Casa Rosada dio por comenzada la campaña del PJ porteño, una de las nuevas internas que se vivirán al calor del verano en la Capital Federal y que culminará el 6 de abril con las elecciones del nuevo presidente. Los rivales que se enfrentarán –o no– en los comicios son Víctor Santa María, el dirigente del Sindicato Único de Trabajadores de Edificios de Renta Horizontal (Suterh), y el ministro de Trabajo, Carlos Tomada. Ambos saben que por ahora tienen la bendición de Cristina para lanzarse al ruedo, pero también tienen en claro que dependerá de ellos comenzar con la demostración de fuerzas que podrá culminar en una interna o bien en una lista única, cuya cabeza será, justamente, parte del territorio en disputa. A grandes rasgos, y para traducir la contienda en la jerga política, se trata del “aparato”, encarnado en el dirigente sindical, contra la “militancia” o “kirchnerismo duro”, en manos del funcionario.

El último martes, el ministro de la cartera laboral utilizó como excusa la presentación del libro El trabajo a través del pensamiento de Perón, para lanzar su campaña. Lo acompañaron Horacio Ghilini, dirigente de Sadop (docentes privados); Jorge Taiana, legislador electo y referente del Movimiento Evita, y el secretario general del PJ Héctor “el Gallego” Fernández. Tomada comanda un espacio denominado Corriente para un Frente Kirchnerista (CFK) que integra Unidos y Organizados y que nuclea a varios espacios como la Fábrica Porteña, una suerte de think tank, las agrupaciones Peronismo Militante, 26 de Julio, Corriente Peronista Descamisados y la Martín Fierro. Además, lo apoyan referentes como Liliana Mazure –diputada nacional–, Eduardo “Coco” Blaustein y Jaime Sorín, el gremio de gastronómicos, sectores de ATE Capital, gráficos bonaerenses y el sindicato de telecomunicaciones, Foetra, entre otros.

En los hechos, tiene dos legisladores que le responden: Lorena Pokoik y Jorge “Quito” Aragón, que asumió en el lugar de Juan Cabandié.

Por su parte, el gremio de Santa María es uno de los que más creció en los últimos tiempos con el apoyo del gobierno nacional. Incluso la última jugada fuerte fue la inauguración de la Universidad Metropolitana para la Educación y el Trabajo, la primera facultad de un gremio en toda América latina. Uno de los que lo apoya es Juan Manuel Olmos, ex presidente del PJ porteño y uno de los hombres con más peso en el peronismo local. Por caso, su mujer, María Rosa Muiños, fue electa legisladora. El nuevo Defensor del Pueblo, Alejandro Amor, dirigente de Sutecba, también le responde, así como otros gremios como UTE y taxistas.

El 27 de noviembre, con la excusa de un brindis de fin de año, el sindicalista realizó un acto en el ND Ateneo, también como plataforma de lanzamiento y medición de fuerzas. Estuvieron el gobernador de Salta, Juan Manuel Urtubey; Gustavo Marangoni, presidente del Banco Provincia; Alberto Pérez, jefe de Gabinete de Scioli, y Fernando Espinoza, flamante dirigente del PJ provincial.
Pero las grandes incógnitas serán dos. En primer lugar, con quién jugará La Cámpora. En principio, hicieron una fuerte campaña para afiliar al PJ a sus militantes. Tomada tiene un vínculo personal con Mariano Recalde, por obvias razones vinculadas a su padre. Pero Santa María cosechó un muy buen vínculo con Andrés “El Cuervo” Larroque. Por otro lado, tampoco se ha definido Andrés Rodríguez, el actual titular del peronismo porteño y dirigente de uno de los gremios más fuertes, UPCN. ¿Lo harán o esperarán indicaciones de la Rosada?

Todas estas incógnitas tendrán como fecha de vencimiento el 20 de marzo, cuando se oficializarán las listas y los candidatos. Mientras tanto, a seguir con atención la rosca porteña.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here