El panradicalismo juega al 2015

Por Demián Verduga para Infonews

El senador radical Ernesto Sanz fue el primero. A pesar de no ser candidato ahora y no medir demasiado bien en las encuestas, lanzó su precandidatura presidencial para el 2015 a principios de septiembre.

Después vino el ex vicepresidente Julio Cobos, que sí compite para diputado y salió primero en las PASO mendocinas. Él remarcó que el candidato del panradicalismo dentro de dos años debía definirse utilizando las Primarias Abiertas. ”El modelo es UNEN”, señaló.

La semana pasada se anotaron Elisa Carrió y su socio Fernando Pino Solanas, justamente de UNEN. Lilita dijo que será ”precandidata presidencial” y Pino sostuvo: ”No me he bajado de ninguna posibilidad.” Hermes Binner no se pronunció porque está instalado de hecho desde que consiguió el segundo puesto en las elecciones de 2011. Ricardo Alfonsín, por su parte, sí habló: ”No voy a presentarme.”

Estos pronunciamientos no fueron una mera casualidad. Son parte de un debate que ya recorre al panradicalismo y que tiene dos motivaciones. La primera: en la plana mayor de la UCR, columna vertebral de estos frentes, sostienen que el armado nacional ”no puede esperar”. ”Tenemos que apurar la propuesta para poder tener posibilidades de ganar en 2015.” Esa ”necesidad” ha empujado la polémica que está detrás de la catarata de declaraciones: ¿cómo se definirán los candidatos?

A principios de la semana pasada, Carrió anunció su ambición de postularse y se mostró dispuesta a competir en una interna abierta. En su entorno le dijeron a Tiempo Argentino que el anuncio tuvo por objetivo, más que instalar la precandidatura en sí, la promoción de la herramienta de las primarias abiertas. El frente porteño UNEN, cuya lista de diputados nacionlaes encabeza Lilita, las utilizó y le dio buenos resultados. Las PASO para definir los candidatos, en rigor, son una ”condición” que la chaqueña pone para avanzar con el frente de unidad a nivel nacional. Los lilitos señalaron que ”todavía no está consensuado el uso de las PASO” en todas las coaliciones panradicales. ”No se utilizaron en Mendoza, ni en la provincia de Buenos Aires, por ejemplo.”

Binner no ha hecho definiciones sobre su futuro. En la UCR analizan ese silencio: ”Él se toma sus tiempos. No tendrá demasiados lugares a dónde ir si el resto avanza. Deberá aceptar el método que mayoritariamente se pacte.” El líder socialista, sostienen los boinas blancas, debe procesar que el armado del Frente Progresista Cívico y Social (FAP), que lo llevó como candidato presidencial en 2011 y lo tenía como líder indiscutido, ”ahora debe ampliarse para ser competitivo”.

LEÉR MÁS  Macri y Lagarde compartieron una mesa en la cena de gala del Global Citizen Award

Esa ampliación pasa por la incorporación del radicalismo, que en 2011 cerró con Francisco De Narváez en provincia de Buenos Aires y dejó de lado a las fuerzas con las que ahora quiere consolidar esta alianza nacional. La UCR tiene, por ahora, dos precandidatos: Sanz, que vuelve a repetir el intento que hizo en 2011 a pesar de que las encuestas le siguen dando muy bajos niveles de intención de voto, y Cobos, que por el resultado que consiguió en Mendoza aparece como candidato ”natural”. El ex vicepresidente pareciera no ser un obstáculo para aceptar la herramienta de la interna abierta, que aparece como ”condición necesaria” para que todas las fuerzas acepten consolidar una coalición en todo el país. Cobos dijo hace pocas semanas que ”el modelo” para definir el candidato debía ser el de UNEN.

En el alfonsinismo, por su parte, rescatan esa experiencia pero tienen sus críticas. Señalaron que esa interna ”dejó demasiada gente herida”, en referencia a lo ocurrido con la corriente interna Juntos, que llevaba a Alfonso Prat-Gay para senador y a Ricardo Gil Lavedra para diputado. Juntos quedó afuera de todas las listas de UNEN por no alcanzar el piso del 22% que se había acordado para entrar al reparto de los lugares. ”Nosotros no podemos permitirnos dejar afuera a todo un ala del partido”.

El anuncio de Alfonsín, el de no presentarse, parcialmente se explica por el 11,3% de los votos que sacó junto a Margarita Stolbizer en las Primarias bonaerenses, un resultado que no da demasiado margen para postularse. Los alfonsinistas remarcaron que su jefe ”expresó lo que piensa hace mucho, que no es su momento”. Esto, sin embargo, no implica ”no participar”. En el entorno del dirirgente radical señalaron que Ricardo es el indicado para conducir la construcción de la coalición nacional. Esto debería hacerse desde el Comité Nacional de la UCR, presidido hoy por el santafesino Mario Barletta. La conducción del partido debe renovarse en diciembre. Hacia allí apuntan la mirada los alfonsinistas. «

LEÉR MÁS  Yasky: "Vamos a volver como lo hicimos después del Golpe del 55 o la dictadura"

binner y cobos intentarán apuntalar a stolbizer

”Nacionalizar”. Esa fue la consigna que el Frente Progresista Cívico y Social (FPCyS) de la provincia de Buenos Aires, cuya lista de diputados nacionales encabezan Margarita Stolbizer y Ricardo Alfonsín, se puso como uno de los ejes de la campaña para las elecciones que se celebrarán el 27 de octubre, para tratar de remontar el 11% de los votos que conquistaron en las Primarias Abiertas Simultáneas y Obligatorias (PASO). El objetivo es mostrar al FPCyS como una propuesta capaz de ser alternativa nacional y diferenciarla del massismo, que por ahora es sólo un armado provincial. Esa estrategia guarda un rol clave para el ex gobernador santafesino Hermes Binner y el ex vicepresidente Julio Cobos. Ambos son candidatos a diputados nacionales por otros frentes panradicales, el primero por Santa Fe y el segundo por Mendoza, y sacaron más del 40% de los votos en las Primarias en sus respectivos distritos.

Además de los actos que ya compartieron –Cobos acompañó a Stolbizer a Pergamino y Binner estuvo en Bahía Blanca–, en los próximos días aparecerían junto a Margarita y Alfonsín en afiches y gigantografías que se instalarán en distintos lugares del distrito que concentra el 38% del padrón nacional. De esta manera, Cobos y Binner ”ayudarían” al frente bonaerense y también se posicionarían como líderes nacionales del espacio panradical.

En el FPCyS especulan con que el protagonismo de estos dirigentes apuntalará las chances electorales de su lista de diputados. ”Creemos que tenemos el valor agregado de formar parte de la principal fuerza de oposición a nivel nacional en el Congreso, a diferencia del Frente Renovador que no es más que un fenómeno provincial”, señalaron en el comando de campaña. Sostuvieron además que manejan encuestas propias que los ubican cerca del 15% de intención de voto, cuatro puntos más que lo cosechado en las PASO. Ese crecimiento–remarcaron– se da esencialmente en el interior provincial, donde Cobos y Binner tienen llegada por su conocida buena relación con las patronales rurales.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here